martes, 22 de agosto de 2017

La Suelta del Perro Maldito de Valsequillo, una tradición de Gran Canaria

‘Llega la noche y las doce han de dar, para que el perro se pueda soltar’ (Teresa García González)

Tradición de la Suelta del Perro Maldito de Valsequillo
Los bienes culturales se transmiten, de una generación a otra, con el propósito de que la literatura popular siga presente en el futuro. Las tradiciones, los ritos y costumbres son, y forman parte de, un legado cultural que nos ayuda a conocer y recordar a nuestros ancestros.

Este artículo recoge una panorámica general, los momentos del lejano y del inmediato pasado, que se entrelazan con un presente aún modelándose.

Nos situamos en Valsequillo, Gran Canaria, donde cada año, cada mes de octubre, se celebra "La Suelta del Perro Maldito":
“Las mujeres rezan, los niños refugiados en sus casas están.Brujas y diablos, rondan en la oscuridad.El perro maldito se ha soltado un año más”.(Teresa García)

Con base histórica y ápices de leyenda, Valsequillo recuperó en el año 1986, y en forma de espectáculo callejero, una tradición que sustenta parte de nuestra herencia cultural. La tradición oral cuenta que, antiguamente cada víspera de San Miguel, el perro que se halla encadenado a sus pies se suelta liberando consigo brujas y demonios desencadenando una lucha entre el bien y el mal. Desde la medianoche hasta el mediodía del día siguiente los hombres del pueblo salían en captura de estas criaturas mientras los niños y las mujeres, a buen recaudo en sus casas, esperaban impacientes a que esta cacería terminase.

Encadenado un año más a los pies del arcángel sólo queda aguardar hasta la próxima “suelta”. 
“La noche de San Miguel,a tu ventana toqué.No abras,está suelto el perro de San Miguel”.                                                            

Más de 500 personas, entre participantes y colaboradores, música en directo, fuegos artificiales, acróbatas, malabaristas y la recreación mediante efectos especiales, todo en conjunto y respetando la base de la tradición por la cual se celebran estas fiestas, han convertido el día de San Miguel en un reclamo para aquellos que quieran disfrutar de uno de los más grandes espectáculos que se celebran en este archipiélago.

“Desde una isla que intenta entrelazar a todas entre historias, rincones y sus tradiciones, quiero agradecer a la ‘Asociación Cultural De amigos De La Suelta Del Perro Maldito’ y en especial a Romen Suárez Rodríguez por la colaboración prestada para este artículo.”

"La leyenda continúa, el mito perdura y el arte lo representa", Teresa García González
La leyenda de Los Tibicenas 
“Asiduos moradores de cuevas y barrancos, los perros malditos procedentes del infierno atemorizaban a los aborígenes canarios. ‘Guacanchas’ en Tenerife y ‘Tibicenas’ en Gran Canaria, así denominaban a estos espectros protagonistas de diversas leyendas y que han llegado hasta nosotros gracias a la tradición oral. Lo describen como una animal de gran tamaño, negro y de abundante y espeso pelaje.¿Mito o realidad? No se sabe con completa seguridad, pero lo que sí es cierto es que, los antiguos pobladores de Canarias, les temían llegando incluso a rendirles culto y ofrecerles sacrificios.” José Luján Pérez

Es curioso cómo se funde el arte, la leyenda y la tradición oral. Se intercalan ritos paganos con la cristianización de éstos dando lugar a la historia y tradición actual de “La suelta del perro maldito” con los antiguos perros endemoniados que eran conocidos en Gran Canaria como Los Tibicenas y el gran imaginero Luján Pérez, con él nos trasladamos al año 1803 cuando esculpe la talla de la imagen del Arcángel San Miguel. Lo característico y llamativo de la escultura es el animal que yace a sus pies: un perro. Observando la imagen se puede apreciar que no es el habitual dragón que suele acompañar al arcángel.

No hay comentarios :