miércoles, 13 de septiembre de 2017

Se descubre en Egipto la tumba de un orfebre de la dinastía XVIII en Luxor

La tumba del orfebre de Amón, Amenenhat, salió a la luz bajo el equipo egipcio de Mustafa al Waziri en la antigua localidad de Tebas, actual Luxor 
 
Se descubre en Egipto la tumba de un orfebre de la dinastía XVIII en Luxor
La tumba del orfebre de Amón, Amenenhat, salió a la luz bajo el equipo egipcio de Mustafa al Waziri en la antigua localidad de Tebas, actual Luxor, concretamente, en la falda norte de la colina de Dra Abu el Naga. Gracias a los materiales hallados, como son los ushebtis, ataúdes, máscaras funerarias, cerámica y esqueletos, los arqueólogos han podido situar la tumba en la Dinastía XVIII (1550-1295 a.n.e.). Esta tumba supone la continuación de los trabajos realizados en la tumba de Userhat hallada este mismo año en abril.

Los trabajos de excavación se iniciaron en abril, período en el que este mismo equipo halló ya la tumba de Userhat, magistrado de la ciudad durante el reino Nuevo (1550 a.C.-1069 a.C.), donde se desempolvó una colección de sarcófagos de la dinastía XXI (1069-945 a.C.), ushebtis, máscaras funerarias, y un ataúd de excelente grado de conservación. El equipo amplió el trabajo durante todo el verano.

La localización de la tumba de Amenenhat se encuentra al sur de la de Userhat. Una vez se accede al interior, se observa una estancia de disposición cuadrangular, donde destaca el hallazgo de la escultura de Amenenhat junto a su esposa y uno de sus hijos.


Bajo esta estancia, a siete metros de profundidad, se accede a la cámara principal de la tumba. Ahí, el equipo ha podido encontrar una gran cantidad de material funerario, como son los restos de una mesa de ofrendas, sarcófagos de las dinastías XXI y XXII, decorados con jeroglíficos y escenas de deidades del Antiguo Egipto y dañados durante el periodo tardío, así como una extensa colección de esqueletos humanos. La presencia de medio centenar de conos funerarios esparcidos por las estancias ha disparado las expectativas del equipo, que especula ya con la aparición de nuevas tumbas.

En los jeroglíficos ha podido leerse los nombres de personajes como Maati, Bengy, Ruru o el visir Ptahmes, cuya existencia ya se conocía. A todo ello, se suman los hallazgos del patio del exterior donde los arqueólogos han extraído de la tierra a una mujer de 50 años junto a sus hijos de 20 y 30 años además de sus ataúdes, una colección de reposacabezas y vasijas de cerámica.

Tanto la tumba de Userhat descubierta en abril, como la de Amenenhat descubierta en septiembre, se suman a los últimos descubrimientos que se están produciendo en Luxor, ya que el pasado febrero una misión japonesa localizó también una tumba de un escriba real que vivió en época ramésida (de los siglos XIII a XI a.C.). Por lo que no se descartan nuevos descubrimientos en la zona.

En colaboración| Explorando Egipto

1 comentario :

Anónimo dijo...

Se descubrió a un personaje de la realeza egipcia.., porque no se ha encontrado evidencia de el Moisés bíblico y del pueblo hebreo de aquella época?.


Hola y saludos.

José tres Whisky.