Páginas

lunes, 11 de diciembre de 2017

La Falange hacía poco caso a Franco

'Una fiesta cualquiera, un desfile o una entrega de banderas o algo por el estilo, les hace abandonar el frente y marcharse a la retaguardia'

Argos decía en La Voz que los falangistas desoían la disciplina militar de Franco
Como niños jugando a las tabas andaban los franquistas por España en 1936. Así, un artículo que se había publicado en La Dépêche de Toulouse relataba cómo era el comportamiento del franquismo, tanto dentro como fuera de las fronteras españolas. El Caudillo, se escribía entonces, era de sobra consciente de que, sin apoyo exterior, ganar España era igual de difícil que entablillar la pata de un unicornio. Necesitaba, por tanto, legitimar sus actos en Europa y donde hiciese falta.

Pero no pudo, decía La Dépêche, y por eso se lió a enviar embajadores a derecha e izquierda, lo mismo daba: «Merry del Val fue enviado a Londres y Quiñones de León a París, además de una pléyade de embajadores de pequeña categoría que pululan por las diferentes capitales europeas cosechando fracasos».

En relación a este universalismo, es sabido que parte de Europa se pasó el pacto de no intervención por donde la espalda pierde su nombre. Alemanes, italianos, portugueses y africanos engordaron el Ejército Nacional franquista durante la Guerra Civil española. Un alboroto hasta arriba de heterogeneidad en el que no tardaron en explotar las pertinentes pataletas que se suelen dar en todo patio de colegio. Y hubo una pieza dentro de este puzle de nacionalidades, de este corro de la patata con fusil y chamberga, que desató el llanto por encima del resto: los falangistas, «las tropas más indisciplinadas».

Hacía frío en Burgos

Al parecer, fueron a lo suyo, como el Duero. Argos decía en La Voz que los falangistas desoían la disciplina militar de Franco, que iban y venían desde la vanguardia a la cola según viesen por dónde salía el sol: «Una fiesta cualquiera, un desfile o una entrega de banderas o algo por el estilo, les hace abandonar el frente y marcharse a la retaguardia, de donde no volverán a salir hasta que les parezca bien». Superado por esta indisciplina, Franco, cuenta el diario, se vio obligado a tirar de los regulares.

Por su parte, Burgos, la heladora de España, fue el némesis de los soldados extranjeros que batallaban en las tropas franquistas. Burgos y las puntas de temperatura que se alcanzaban en madrileñas Somosierra y Guadarrama, un vaivén de mercurio que daba fuerte al reumatismo y la tuberculosis, y que tocaba los ojos. Se lee en La Voz que «las refracciones solares sobre las nieves ocasionan numerosas enfermedades en la vista, especialmente la iritia y la conjuntivitis». Es lo que tiene la guerra, que no espera a las amapolas.

Vía| BNE
Imagen| Bidicam

No hay comentarios :

Publicar un comentario