miércoles, 14 de marzo de 2007

Sexo y Cristianismo

Últimamente se percibe que en España se emplean los conceptos de “libertad de expresión” y “censura” al antojo de cada cual. Resulta que hace unos meses un diario danés publicó una tira cómica sobre Mahoma. En consecuencia, se produjeron numerosas protestas de musulmanes, que provocaron un gran revuelo mediático en Occidente. Se reiteraba la falta de libertad de expresión y la intolerancia del mundo islámico.
Ayer, escuchando el programa matutino de Carlos Herrera de Onda Cero, me llamó la atención una crítica que se estaba haciendo a una noticia. Decía que el PP había denunciado una subvención que la Junta de Extremadura (PSOE) había dado para un libro del fotógrafo J.A.M. Montoya. La obra muestra imágenes de Cristo masturbándose, entre otras imágenes religiosas en actitud sexual explícita. Me indignó el fuerte ataque que el periodista y sus contertulios hacían al artista, mientras hablaban con él por teléfono. Arremetían de forma mordaz no sólo contra el contenido de su obra, sino también contra el hecho de que hubiese sido subvencionada por la administración pública extremeña.
En las susodichas fotografías, como decía anteriormente, aparecen personajes bíblicos al desnudo y con cierta pose sexual. La verdad es que no las he visto en su totalidad. Sin embargo, me molesta el hecho de que se reprochara duramente a los musulmanes que protestaban al ver a Mahoma ridiculizado en caricaturas, y no se apliquen los mismos criterios en este caso. Se manejan las ideas de “intolerancia” y de “libertad de expresión” al antojo de los parroquianos. Además, se pretende que todos los aspectos culturales pasen por el estrecho embudo del occidentalismo. Posiblemente el episodio de embromar con la caricatura del Profeta islámico en unas tiras cómicas sea tan grave para un musulmán como las fotos de J.A.M. Montoya para un cristiano. Quitémonos de una vez las gafas del etnocentrismo y aceptemos que hay más mundo más allá de nuestras narices.

No hay comentarios: