Los neandertales también pescaban.

Los últimos neandertales europeos refugiados en Gibraltar capturaban focas y mariscaban, según el estudio de un grupo investigador hispano-británico.

Hablaban, conocían el fuego, fabricaban utillaje básico, cazaban y también pescaban. Los neandertales, esa raza europea tan parecida en apariencia y tan dispar genéticamente de nosotros, supieron explotar todos los recursos en su último refugio antes de desaparecer como especie. En el Peñón de Gibraltar no les faltó comida. Quizá por eso aguantaron tanto, hasta hace unos 28.000 años, cuando en el resto del continente ya reinaba el 'sapiens'. En el sur peninsular mariscaban, cazaban focas, aves marinas y cualquier cosa comestible que les dejara la marea.

Lo ha descubierto el mismo equipo hispano-británico que identificó varias cuevas gibraltareñas como el reducto postrero del 'homo neanderthalensis'. El hallazgo, publicado en el último número de 'Proceedings' (PNAS) de la Academia Nacional de Ciencias de EEUU, añade nuevas evidencias del grado de 'sofisticación' alcanzado por la estirpe neandertal. Destierra, además, el mito de que sólo el humano moderno fue y es capaz de aprovechar cualquier recurso en la lucha por la supervivencia. Ahora sabemos que aquel 'vecino' nada primitivo también supo hacerlo, aunque luego perdiera la carrera evolutiva. El porqué fracasó sigue siendo un misterio.

Una vez más, las pruebas físicas proceden de las cuevas de Vanguard y Gorham, en el peñón. Comenzaron a explorarse en 1995 y el filón aún no se agota. En la primera gruta los paleontólogos han hallado vestigios de tres ocupaciones de neandertales, de unos 42.000 años de antigüedad, y entre ellas, huesos de foca monje ('Monachus monachus') con marcas de utensilios para desollar la piel y extraer carne y médula ósea. Interpretan que aquellos moradores rupestres conocían los ciclos de reproducción en tierra de las focas y en esos momentos colonizaban las simas. También han identificado una cuarta ocupación más reciente con conchas de moluscos de un estuario próximo. En Gorham había además restos de mamíferos marinos asociados a los últimos neandertales conocidos, de hace 28.000 años.

Ejemplo para el 'sapiens'.
Los neandertales completaban este laboreo con el aprovechamiento ocasional de delfines varados en la costa, aves marinas y especies como cabras, ciervos y jabalíes entre la fauna terrestre de la zona. Existen otros yacimientos con restos de moluscos, mamíferos y aves marinas en Italia y Portugal, pero "la evidencia no es tan clara, constante y reiterada como en Gibraltar", explica Yolanda Fernández-Jalvo, del Museo Nacional de Ciencias Naturales (CSIC) y uno de los españoles del equipo investigador.

Esa explotación del litoral por los neandertales del peñón duró milenios y no muestra sólo su avanzada estrategia social, económica y cultural. También confirma que era casi la misma que adoptarían los pobladores 'sapiens' al tomar el relevo. "La evidencia de explotación de recursos marinos en Gibraltar por los neandertales existe a lo largo de 28.000 años y es retomada luego por 'Homo sapiens', con estrategias de caza y aprovechamiento marino muy similares", confirma Fernández Jalvo.

La investigación del grupo hispano británico en las cuevas gibraltareñas ha proporcionado finalmente pruebas del uso del fuego por los grupos neandertales que las habitaron para facilitar la extracción de nutrientes de las piezas cobradas.

Extraído de HOY

Comentarios