Nuevos indicios para probar que el oro de Odyssey es español

El Ministerio de Cultura presentó el pasado lunes nuevas pruebas ante el juzgado de Tampa (California) para demostrar que el barco que encontró la empresa estadounidense Odyssey Marine Exploration en mayo de 2007 es La Mercedes y que se trata de un buque de guerra español, es decir, patrimonio histórico que pertenece exclusivamente a España. Esos documentos, según señaló el subdirector general de Protección del Patrimonio, Luis Lafuente, son una "prueba definitiva" que permite reclamar la custodia de todo lo encontrado por Odyssey frente a las costas del Algarve.

Las pruebas son documentos históricos sacados del Archivo de Indias, del Museo Naval y ordenanzas de la Marina que regulaban el transporte de ciudadanos y la carga que éstos llevaban consigo.

En esas pruebas remitidas al juzgado no se habla nunca de la carga que llevaban los mercaderes en el barco. Documentos examinados por este periódico en el Archivo de Indias y publicados el pasado 7 de septiembre demuestran que la mayor parte de la carga de oro y plata que se encontraba en el barco (697.621 pesos de la época) pertenecía a unos 130 mercaderes españoles. El resto (253.606 pesos) era dinero de la Corona.

Trágico acontecimiento

Pese a ello, España reclama todo lo que Odyssey encontró. "Nosotros esperamos que el juez de Tampa reconozca nuestros derechos sobre el barco y su carga", señaló ayer Luis Lafuente. "Una vez que eso ocurra, barajamos todas las posibilidades, es decir, que cualquier otro país o los descendientes de los mercaderes reclamen derechos sobre lo encontrado. En ese caso, cualquier reclamación tendría que hacerse según las leyes españolas", explicó.

Los documentos históricos presentados "acreditan que La Mercedes representó un trágico acontecimiento en la historia de España", declaró ayer el Ministerio de Cultura en un comunicado. "El hundimiento, el 5 de octubre de 1804, tras entrar en combate con la flota británica, dio comienzo a una década de guerra que determinaría el desarrollo de la historia de España y de Europa".

Odyssey tendrá que responder a las pruebas aportadas por España antes del próximo 17 de noviembre. A partir de ahí, el juez Mark Pizzo tendrá que decidir quién tiene razón o si el caso tendrá que resolverse en un juicio ante los tribunales.
Extraído de El País

Comentarios