Alfonso II y su aportación al arte prerrománico

Todos conocemos a Don Pelayo. Sin embargo, Alfonso II fue el promotor del prerrománico asturiano, una de las estampas del Reino de Asturias 
 
Obra prerrománica de San Julián de los Prados perteneciente al reinado de Alfonso II
El prerrománico asturiano es un estilo artístico único en el mundo que se desarrolla en el Reino de Asturias. Todo comienza con el visigodo Pelayo que huye hacia Asturias por problemas dentro de la corte visigoda toledana. Es entonces cuando los musulmanes ganan terreno ocupando toda la península ibérica salvo el actual Principado de Asturias. Esto favorece el desarrollo de una nueva tradición. Es decir, aprovechando la crisis que se desarrolla en la península con la conquista musulmana, comenzará a surgir un movimiento cristiano en recuerdo de la tradición visigoda anterior.

Pelayo (en el siglo VIII) establece la corte en Cangas de Onís y su hijo Favila continúa en la misma localidad. Durante sus reinados aún no se desarrolla el prerrománico asturiano. Sin embargo, después del rey Silo (que había establecido la corte en Pravia debido a las conquistas en Galicia para tener una capital más céntrica), la corte se mueve a Oviedo. Es entonces cuando bajo el reinado de Alfonso II el Casto (finales del siglo VIII y mediados del siglo IX) se desarrollará la primera etapa del arte prerrománico asturiano. Este es un arte único de Asturias que pretende continuar con la tradición cristiana.

En este momento es cuando comienza a desarrollarse la unión entre la iglesia y la monarquía. Al fin y al cabo, ambos tenían un enemigo en común que debían derrotar. Es por eso que arquitectónicamente podremos distinguir la capella y el pallatium. Estos son dos construcciones independientes a nivel estructural pero que luego tienen una unión a nivel funcional.

La arquitectura de Alfonso II

Alfonso II se considera el promotor del perrománico asturiano y es un factor que podemos apreciar hoy en día. Alfoso II había realizado las obras religiosas de la basílica de San Salvador, Santa María, San Tirso y San Julián de los Prados. Actualmente, solo queda en pie esta última además de una de las paredes de San Tirso y la Cámara Santa.

San Salvador se encontraba situada donde está actualmente la catedral de Oviedo, al igual que Santa María que se encontraba paralela a San Salvador. Ambas de estilo perrománico pero que desafortunadamente no podemos apreciar hoy en día. San Salvador era una basílica a tres naves mientras que Santa María tenía la finalidad de panteón regio, una tradición que comienza este rey con esta construcción.

En el caso de San Tirso, no se sabe con exactitud cómo era aunque la llamaban "con multitud de esquinas" ya que se cree que estaba adornada por numerosos contrafuertes a modo de ornamento. Se conserva actualmente la pared de la cabecera que conserva el primer alfiz acompañado de un vano compuesto por tres arcos de medio punto sustentados por columnas corintias. Las dos centrales de nueva factura mientras que las de los extremos son columnas tardo antiguas reaprovechadas.

Arquitectura palaciega de Alfonso II

Alfonso II comienza la tradición de capilla y palacio como comentábamos en la introducción. Donde se encuentra la catedral de Oviedo quedan los restos del palacio de Alfonso II. Este palacio estaba formado por dos torres unidas por una crujía. A día de hoy solo se conserva la torre de San Miguel. Además de cocinas, habitaciones y establos, una de las dependencias de este palacio era un relicario llamado la Cámara Santa que además tiene un piso inferior a modo de cripta (la cripta de Santa Leocadia) y que no tiene comunicación con el piso superior. Esta cripta está cubierta por una bóveda de cañón bordeada por un banco corrido donde se encuentran enterramientos.

Más tarde, Ramiro I (el sucesor de Alfonso II) realizaría el palacio de Santa María del Naranco con una planta baja similar a la cripta de la Cámara Santa. Por lo tanto, Alfonso II fue el promotor de este arte que llegaría a ser la estampa de los reyes asturianos, reforzando el cristianismo en la península ibérica.

Autora| Raquel Díaz Carrasco
Vía| Arte AsturianoCámara Santa de Oviedo
Imagen| San Julián de los Prados

Comments