domingo, 20 de octubre de 2019

Elisabeth Bathory, la condesa sangrienta

Las doncellas al servicio de Elisabeth Bathory morían en extrañas circunstancias

Copia del único y perdido retrato de Elisabeth Bathory

Elisabeth Bathory nació en 1560 en el seno de una poderosa familia de la nobleza húngara. Su infancia fue feliz y recibió una completa educación que incluía el conocimiento de latín y griego. Con 14 años se casó con Francis Nadasdy, un aristócrata de 20. El matrimonio tuvo cinco hijos, tres de los cuales llegaron a la edad adulta.

En 1591 Francis fue a luchar contra el Imperio Otomano. La fiereza con la que mataba turcos y su costumbre de empalar a los supervivientes le granjearon el nombre de Caballero Negro de Hungría. De sus exitosas empresas traía tesoros que engrosaban las arcas de la familia. Sin embargo, en diciembre de 1603 Francis volvió de la batalla gravemente enfermo de una afección desconocida. En enero del siguiente año falleció. Esto fue un golpe importante para la economía de Elisabeth Bathory que se vio agravado por el fallecimiento sin descendencia, dos años después, de su hermano. La herencia de la familia Bathory pasó a un familiar lejano, dejando a Elisabeth sin posibilidades.

Ante estas penurias, Elisabeth se vio obligada a buscar un método alternativo de obtener ingresos y optó por dar clases de etiqueta y habilidades sociales a chicas jóvenes del ámbito popular. Ninguna de las muchachas que quisieron aprender de Bathory sobrevivió a su estancia en el castillo. Según la condesa, éstas habían muerto de enfermedad, pero sus cadáveres nunca fueron devueltos a sus familias.

El pueblo empezaba a murmurar por las desapariciones y György Thurzo, antiguo amigo de Francis Nadadsdy y Palatino de Hungría, se vio obligado a intervenir. Los rumores se vieron agravados por la afirmación del sacerdote local de haber descubierto los cadáveres de nueve doncellas. En diciembre de 1610, Thurzo entró al castillo de la condesa para arrestarla. Allí, se encontró con el cadáver de una joven apaleada y otra que a duras penas seguía con vida. Ante esta situación, encerró provisionalmente a la condesa en los calabozos del castillo.

Se juzgó a los ayudantes de Elisabeth Bathory que acabaron confesaron terribles castigos que hacían sufrir a las doncellas al servicio de la condesa. Algunas de las torturas incluían pinchar con agujas los labios, los hombros y la piel bajo las uñas; quemar su sexo con hierros al rojo vivo y cercenar dedos con tijeras. Francis Nadadsdy era conocido por los duros castigos físicos que impartía a sus sirvientes, pero nunca acababa con su vida. Los castigos de su mujer, en cambio, siempre terminaban en asesinato, de hecho la condesa es considerada la primera asesina en serie de género fenemino.

Para no manchar el nombre de la poderosa familia Bathory, se optó por no juzgar a la condesa y someterla a una suerte de arresto domiciliario, no pudiendo abandonar sus aposentos. Sus ayudantes fueron todos juzgados y ejecutados. El 21 de agosto de 1614, un guardia encontró la bandeja de comida de la condesa sin tocar. Al entrar a los aposentos descubrió que Bathory estaba muerta, aparentemente de un fallo cardiaco.

La historia de Elisabeth Bathory ha estado sujeta a muy diferentes interpretaciones a lo largo de los años. Varios estudios de los años 80 y 90 defendieron la opinión de que se privó a Bathory de su derecho a un juicio justo, derecho que estaba garantizado por las leyes del momento en Hungría. Además, consideraron que los crímenes pudieron ser una farsa para destronar a una mujer viuda demasiado poderosa, consiguiendo las confesiones bajo tortura. Algunos investigadores recientes defienden, por el contraro, que en un reino sumido en la guerra, las viudas podersosas eran figuras muy frecuentes. Además consideran que la evidencia contra Elisabeth Bathory es abundante. La extensión de los crímenes de la condesa permanece siendo un misterio en la actualidad.

Bibliografía

BLEDSAW, Rachel Leigh (2014): “No Blood in the Water: The Legal and Gender Conspiracies Against Countess Elisabeth Bathory in Historical Context”, Theses and Dissertations, 135.

CRAFT, Kimberly L. (2009): Infamous Lady: The True Story of Countess Erzsébet Báthory, Createspace

THORNE, Tony (1998): The Countess Dracula: Life and Times of Elisabeth Bathory, the Blood Countess, Bloomsbury.

Vía| Ver bibliografía

No hay comentarios: