jueves, 10 de abril de 2014

Un estudio elimina todas las dudas sobre el cruce entre neandertales y humanos.

Científicos de la Universidad de Edimburgo han confirmado con una nueva técnica que los humanos y los neandertales se cruzaron fuera de África, eliminando todas las dudas existentes. Descartan así la posibilidad de que ambas especies se originaran en África, en ramas evolutivas distintas.

Mediante un método más sencillo que los usados hasta ahora,
los científicos han confirmado que ambas especies se mezclaron fuera de África.
Las objeciones técnicas a la idea de que los neandertales se cruzaron con los antepasados ​​de los euroasiáticos han sido superadas, gracias a un método de análisis del genoma descrito en la edición de abril de la revista Genetics.

La técnica puede detectar las firmas genéticas de mestizaje con mayor fiabilidad que otros enfoques anteriores y será útil para los estudios evolutivos de otras muestras antiguas o raras de ADN. 

"Nuestro método puede distinguir entre dos hipótesis sutilmente diferentes que podrían explicar las similitudes genéticas compartidas por los neandertales y los humanos modernos de Europa y Asia", explica el coautor del estudio Konrad Lohse, un genetista de poblaciones de la Universidad de Edimburgo (Escocia), en la información de Newswise. 

La primera hipótesis es que los neandertales se cruzaron de vez en cuando con los humanos modernos después de emigrar de África. El escenario alternativo es que los seres humanos que salieron de África evolucionaron de la misma subpoblación ancestral que había dado con anterioridad lugar a los neandertales. 

Muchos investigadores sostienen que la hipótesis de mestizaje es más probable, porque se ajusta a los patrones genéticos vistos en estudios que compararon los genomas de muchos seres humanos modernos. Pero el nuevo enfoque descarta por completo el escenario alternativo utilizando sólo la información de un genoma de cada uno de estos cuatro tipos: Neandertal, europeo/asiático, africano y chimpancé.

Otros estudios.

El mismo método será útil en otros estudios de entrecruzamiento donde las muestras disponibles sean limitadas. Es especialmente indicado para estudiar expecies raras o extintas. De hecho, los autores desarrollaron originalmente el método mientras estudiaban la historia de las poblaciones de insectos en Europa y otras especies de animales del sudeste de Asia, algunas de ellas muy raras. 

Lohse advierte de que no se deben sacar demasiadas conclusiones de que el nuevo método estime una contribución genética ligeramente mayor de los neandertales a los humanos modernos que los estudios anteriores. La estimación de esta contribución es compleja y puede variar ligeramente entre diferentes enfoques, señala. 

"Este trabajo es importante porque cierra la discusión acerca de si los neandertales se cruzaron con los humanos. Y el método se puede aplicar a la comprensión de la historia evolutiva de otros organismos, incluyendo especies en peligro de extinción", resume Mark Johnston, editor en jefe de la revista Genetics.