domingo, 1 de noviembre de 2015

¿Quieres saber cuál es el origen de los colores en el arte?

Los pigmentos en el arte

Pigmentos de diferentes tonalidades
Pigmento se puede definir como el material que cambia el color de la luz que refleja, como resultado de la absorción selectiva del color.

Los pigmentos deben poseer algunas cualidades indisolubles:
- Deben ser un polvo fino y suave
- No se pueden disolver ni diluir en el medio en el que se usa
Deben resistir la luz del sol sin perder la tonalidad
- Tienen que ser estables, no pueden alterarse al mezclarse con otros materiales

Los pigmentos se han utilizado desde tiempos inmemorables, todos los pigmentos necesitan un vehículo y un aglutinante.
Hay tres tipos de pigmentos: Naturales, artificiales y sintéticos. Los naturales a su vez se dividen en orgánicos (vegetal y animal) e inorgánicos (mineral).

Dentro de los orgánicos podemos destacar los que se extraen de la madera, algunos frutos y hierbas, raíces, moluscos, insectos…
Y dentro de los inorgánicos podemos destacar el blanco zinc o plomo, la tiza, colores terrosos (tierras ocres), óxidos de hierro, lapislázuli, tierras verdes…

La dificultad de extracción y el alto coste hizo que se crearan pigmentos sintéticos. La Revolución Industrial trajo consigo una gran expansión de dichos pigmentos  (no se encuentran en la naturaleza y se fabrican artificialmente mezclando diferentes metales).

Antes de este período, los pigmentos eran conocidos por el nombre del lugar en el que se extraían por lo que los sintéticos pasaron a denominarse de la misma manera.


Blanco de Titanio: En su forma natural posee una tonalidad crema, pero cuando se ‘altera’ adquiere un color blanco intenso que no amarillea con el paso del tiempo.

Blanco de Zinc: Es perfecto para técnicas aguadas como la acuarela, ya que es translúcido y cubre poco.

Blanco de Plomo: Es un pigmento tóxico, por lo que se sustituye por una mezcla de los dos anteriores.

Colores terrosos y óxidos de hierro (los pigmentos más usados a lo largo de la historia).

Tierras pardas: Este tipo de tierras varía de tonalidad, desde el amarillo hasta el rojo. Se obtienen al deshidratar los óxidos por el calor y el grado de impurezas.


Siena natural y tostada: Color amarillento y rojizo de las Minas de Siena famosas durante el Renacimiento.

Tierras rojas: Formadas por minerales de hematitas con tonalidades que varían desde el rosa pálido hasta el púrpura.


Rojo Indio: Tierra natural opaca de minerales de hierro con un tinte rojo-púrpura. Con este pigmento se pintaban los símbolos reales e imperiales de los personajes de la antigüedad. Se conoce también como rojo Venecia.

Ocres: Colores terrosos, con tonalidades que oscilan desde el amarillo hasta el marrón.


Amarillo ocre: Mineral de limonita de un color amarillo oro. Sintéticamente es un mineral de hierro hidratado.

Ocre dorado: Ha sido sustituido por óxido de hierro sintético.

Pardo de Momia: Se obtenía al moler las momias egipcias, su uso cesó en el siglo XIX.

Tierras verdes: Gracias a la química hay infinidad de pigmentos modernos, aunque los antiguos pigmentos verdes se han hecho más estables. El verde es la gama más amplia de colores que puede percibir el ojo humano.


Tierra verde: Pigmento de tierra usado en los murales romanos de Pompeya, también se ha usado como base del retrato realista y se sigue empleando en la actualidad.

Tierras negras: El color negro es lo opuesto a la luz, absorbe la luz y no la refleja. El negro, en Occidente, tiene connotaciones negativas, representa la muerte, el misterio, el dolor y la pena…

El negro sólido se obtiene mezclando los colores primarios o muchos colores secundarios.


Negro de humo: El pigmento más antiguo hecho por el ser humano. Se obtenía de la quema del carbón de leña o aceites.

Negro lámpara: Obtenido de la combustión del aceite de sésamo.

En la actualidad se obtienen quemando hidrocarburos.


Negro marfil: Originalmente se realizaba calcinando marfil, pero se terminó sustituyendo por el carbón de huesos, ya que la normativa impedía traficar con marfil. Es el más intenso de todos y posee una gran capacidad de absorción.

Negro de óxido: En su estado natural presenta un color gris oscuro con matices azules. La forma sintética es el negro de Marte, con una tonalidad gris oscura, opaca y mate.

Azules: Los azules han sido catalogados como símbolo de poder por su difícil producción y extracción y por su alto coste. Cualquier pintor no podía permitirse comprar estos tonos, ni tampoco cualquier mecenas… Por lo tanto, el azul era símbolo de categoría social.


Azul ultramar: Se extraía de la piedra semipreciosa lapislázuli, fue muy apreciado por su color brillante y su resistencia a la luz del sol. Su cronología se remonta a la pintura mural egipcia, los frescos en Pompeya… Vermeer era un abanderado de este color, todas sus obras de pequeño formato lo incluían (sin olvidar el amarillo indio y el carmín que aportaban brillantez a sus obras). Su difícil extracción hizo que su empleo fuera símbolo de poder al igual que el púrpura de Tiro que fue usado por los antiguos fenicios y por griegos y romanos...(obtenido de las glándulas mucosas de un caracol del género murex).

Azul cerúleo: Es una síntesis del azul cobalto (pero menos costoso), a lo largo de la historia se ha empleado en la pintura acrílica y al óleo, pero no es apto para las técnicas aguadas, ya que le salen grumos.

Azul francés: Inventado por Guimet para sustituir al lapislázuli. Es la forma sintética del azul ultramar (que hemos mencionado anteriormente).

Azul de Prusia: Pigmento sintético de ferrocianuro férrico, con una tonalidad azul oscura que tiende al rojo y con alto poder de tintado. Con él se crean tonos púrpuras y además, si los mezclamos con otros pigmentos, oscurece la mezcla.

Azul ftalo: Se creó para sustituir al azul de Prusia, es un azul intenso que no adquiere tonos grises.

Para saber si una obra de arte es auténtica podemos usar varias técnicas:


- Datación mediante el carbono 14: Para saber qué aglutinantes se utilizaron (sangre, miel…)
- Fotografía con rayos X: Utiliza la radiación para detectar alteraciones en la pintura e indicar los tipos de pintura que contiene.
- Fotografía infrarroja: Identifica trazos que están debajo de la pintura.
- Fotografías con rayos UV: Nos da datos sobre la composición de los pigmentos.
- Análisis de pigmentos.
- Análisis de ADN de materia orgánica.

Mediante estos procesos, podemos saber si una obra de arte es de un artista en especial, el material que se utilizó, si es una obra auténtica o una falsificación y los pigmentos que se utilizaron.

Haremos un recorrido por los pigmentos más usados a lo largo de la Historia del Arte:

Prehistoria: En la prehistoria se usaron pigmentos de origen biológico y mineral, sobre todo los ocres (marrón ocre, amarillo ocre, rojo ocre)y el negro de carbón vegetal (para delinear y hacer trazos), estos pigmentos son los más antiguos del mundo, inertes y permanentes. Todos los pigmentos necesitan un vehículo (agua) y un aglutinante (en este caso, la sangre de animales como peces).
Ejemplos: Cueva de Lascaux y Altamira.

Mesopotamia y Antiguo Egipto:


- Oropimente: Pigmento amarillo que fue utilizado desde el 3000 a.C. hasta el 1900 a.C. se dejó de usar por su alta toxicidad. Ejemplo: Techo de la tumba de Tutmosis III.

Azurita: Se conoció como azul egipcio y se utilizó a partir del 2500 a.C. hasta el siglo XVIII. Ejemplo: Era empleado en las pinturas murales y en la creación de escarabeos.

Alizarina: Se usó desde el 1500 a.C. presenta una tonalidad roja y púrpura y se obtiene de las raíces de la ‘rubia’.

Ultramarino: Fue usado desde el 600 d.C. era uno de los pigmentos más buscados porque era símbolo de poder.

- Bermellón: Era uno de los pigmentos más caros (al igual que el ultramarino) y más difícil de extraer ya que se obtiene a partir del mineral cinabro. Presenta una tonalidad roja intensa y fue muy usado a partir del 500 d.C.

Grecia y Roma:  Siguen utilizando algunos de estos pigmentos, pero incorporan otros como:


Púrpura: Es el más apreciado por el mundo romano, ya que estaba reservado a gente de la alta sociedad. (Anteriormente hemos mencionado el púrpura del Tiro).

Verdigris: Es un verde grisáceo artificial.

En la Edad Media se siguen utilizando los mismos pigmentos siendo los más importantes el azul ultramar y el bermellón para decorar las portadas románicas y góticas.


Negro carbonilla: Se consigue con la quema de materiales orgánicos y se usó a  partir del 1300 hasta nuestros días.

-Verde de Grecia: Fue un pigmento muy usado en la Edad Media que continuó en el tiempo hasta el siglo XIX. Se obtiene dejando el pellejo de la uva en platos de cobre para que fermente. Es un pigmento tóxico.

Edad Moderna:


- Amarillo Indio: (color amarillo dorado de gran estabilidad) Muy usado en las miniaturas del siglo XV en India y muy popular en el Renacimiento.
Parece ser que este color se obtenía recolectando la orina de las reses a las que se alimentaban con ciertos frutos y hojas. En la actualidad, es una mezcla de pigmentos sintéticos.
Este color era muy apreciado por los pintores holandeses y flamencos del siglo XVII y XVIII.

Malaquita: Usado en el siglo XV y XVI con una tonalidad verde intensa. Es tóxico.

Tiza: Ha sido de gran importancia en la producción artística de todos los tiempos.

- Carmín: (rojo intenso): Se obtenía a partir de insectos secos y triturados (cochinillas). Este pigmento alcanzó gran popularidad en la Europa del siglo XVI, tanto que pintores como Tiziano y Tintoretto lo usaron para darle drama y vibración a sus obras.

Tierra verde: Pigmento muy usado por los pintores barrocos para lograr los tonos apagados de la piel.

Edad Contemporánea:

- Amarillo y naranja de cadmio: Se obtienen del metal cadmio y fueron descubiertos en el siglo XIX.

Verde esmeralda: Se usó desde el siglo XIX al siglo XX. Se obtuvo disolviendo el verde de Grecia con vinagre e hirviéndolo.

Blanco de Zinc: Reemplazó al blanco de plomo, fue muy usado en el siglo XIX, hasta nuestros días.

Autor| Rosa Mª Huertas Franco
Vía| Técnicas y secretos en Dibujo, Pintura y Restauración de Narciso Casas, Técnicas y materiales del arte de Antonella Fuga
Imagen| Wikipedia