miércoles, 13 de enero de 2016

Joseph Beuys y el juicio de la bañera

Joseph Beuys es considerado uno de los artistas más importantes del s. XX, protagonizó uno de los juicios más famosos de la historia del arte por la destrucción de su obra ‘Badewanne’

Imagen ‘BeuysFelt TV performance by LotharWolleh’ 
Antiguamente el arte contaba historias, una pintura o una escultura siempre iban asociadas a la representación de una idea, concepto, historia…ya fuera real, religiosa o mitológica. Los símbolos eran una parte fundamental del arte, de manera que incluso temas en apariencia anodinos, como por ejemplo las Naturalezas Muertas, tenían significados profundos, en este caso la fugacidad de la vida.

El siglo XIX y sobre todo el siglo XX con la evolución de la pintura, el surgimiento de la fotografía, el cine, los nuevos medios de comunicación y sobre todo la sociedad de masas supusieron una revolución también en el mundo del arte, apareció el concepto del “arte por el arte”, pero también un tipo de obras de apariencia y significado muy diferente al tradicional.

Ahora muchas veces el arte transmite un mensaje que para el no iniciado puede resultar confuso cuando no ininteligible. Objetos en apariencia cotidianos son transformados en obras de arte merced a no se sabe bien qué intrincado proceso de pensamiento.

Imagen ‘BeuysFelt TV performance by LotharWolleh’ 
Joseph Beuys (Krefeld, 12 de mayo de 1921- Düsseldorf 23 de enero de 1986) fue un artista alemán que marcó el arte del s. XX, esculturas, performance, video instalaciones son parte de su obra. Beuys combatió como piloto de la Luftwaffe en la Segunda Guerra Mundial, y aunque hay quien lo considera una ficción, según narración del propio Beuys, el 16 de marzo de 1944 su Stuka se estrelló cerca de una aldea de Crimea. Los nativos bárbaros lo rescataron envolviéndolo en grasa y fieltro para salvarlo de la congelación.

Estos dos elementos, la grasa y las gasas se convertirán en parte fundamental de toda su producción artística. Beuys tenía una visión del arte como un catalizador, el artista era ora un chamán ora un maestro, su misión era curar e instruir a la sociedad que había de verse transformada y mejorada por su obra. Pero la mera contemplación de sus obras, incluidas sus famosas performances como “El jefe”, “Cómo explicar cuadros a una liebre”, “Me gusta América y a América le gusto yo”…eran muy difíciles de entender para un público que no hubiera leído sus escritos y conociese su biografía. Pues el propio artista en este caso forma, muchas veces,parte de su obra tomando sus sucesos vitales, sus ideas políticas y su concepto de sociedad como base de su obra artística. La obra en sí, el objeto, pierde importancia si es despojada de la construcción mental, de la idea que la ha creado, de manera que una parte de la sociedad no logra entender si valor.

En este sentido, Beuys protagonizó uno de los juicios más sonados de la historia del arte, en 1969 en el Leverkusen alemán expuso su obra “Badewanne”, una bañera de niño decorada con grasa y gasas. En el mismo edificio de la exposición se reunían los representantes del Partido Socialdemócrata Alemán, que al ver la bañera, solicitaron a una asistenta que la limpiara con el fin de utilizarla como contenedor para sus cervezas. El hecho llegó a los tribunales, se trataba de la destrucción de una obra de arte. El veredicto condenó al arrendador del local a pagar una multa de 80000 marcos por daños y perjuicios.

Imagen| Wikipedia