martes, 5 de abril de 2016

Pietro di Torrigiano, uno de los precursores del Renacimiento

Fue un escultor italiano conocido por su carácter violento, fogoso, apasionado y, sobre todo, uno de los precursores del Renacimiento

Detalle del 'San Jerónimo', del Museo de Bellas Artes de Sevilla
Pietro di Torrigiano d'Antonio, conocido abreviadamente como Pietro Torrigiano (Florencia, 24 de noviembre de 1472 - Sevilla, 1528) fue un escultor italiano, conocido por su carácter violento, fogoso y apasionado, fue uno de los precursores del Renacimiento.

Se formó con Bertoldo di Giovanni, en Florencia fue asistente asiduo a la corte literaria de Lorenzo el Magnífico. Allí coincidió también con Benvenuto Cellini, autor que le menciona en su autobiografía, según Cellini, en una disputa con Miguel Ángel, Torrigiano le dio un puñetazo en la nariz, causándole una desfiguración que es visible en todos los retratos del artista, durante algún tiempo participó como mercenario en las guerras entre varias ciudades italianas, actividad que alternó con trabajos en Roma (iglesia de Santiago de los Españoles) y en Siena, donde esculpió un San Francisco de Asís para el altar de la capilla Piccolomini, que había sido realizado por Andrea Bregno en 1485.

'San Jerónimo', del Museo de Bellas Artes de Sevilla
Hacia 1509-1510, fue llamado a Amberes por Margarita de Austria, Más tarde marchó a Inglaterra, donde trabajó en el monumento funerario de Enrique VII e Isabel de York, luego ubicado en una de las capillas de la abadía de Westminster, concluyó esta obra hacia 1517. Esculpió también, en la misma capilla, un altar, un retablo y un baldaquino, el altar tenía pilastras de mármol en los ángulos (dos de las cuales todavía se conservan) y bajo la mensa había un Cristo yacente esculpido a tamaño natural, en terracota policromada, el retablo era un relieve de gran tamaño sobre el tema de la Resurrección, del baldaquino, realizado en mármol con adornos de bronce dorado, quedan algunos fragmentos, y han sobrevivido también algunas partes del Cristo yacente, a pesar de que el conjunto fue destruido por los puritanos durante el siglo XVII.

En 1511, esculpió el sepulcro de Margarita Beaufort, madre de Enrique VII, Enrique VIII encargó también a Torrigiano su monumento funerario, que debía ubicarse en la capilla de San Jorge del castillo de Windsor, la obra, sin embargo, no llegó a completarse.

'Virgen con el Niño'
En 1521, según Vasari, marchó a España, para trabajar primero en Granada y luego en Sevilla, aquí realizó varios trabajos para el Monasterio San Jerónimo de Buenavista, entre ellos un San Jerónimo penitente conservado en el Museo de Bellas Artes con una Virgen con el niño a él atribuida, que tuvo una gran influencia en el desarrollo posterior de la escultura sevillana. Según Giorgio Vasari, Torrigiano realizó también en Sevilla un crucifijo de terracota.

También en Sevilla esculpió según Francisco de Holanda un busto de la emperatriz Isabel de Portugal con motivo de su matrimonio,en 1522 según Giorgio Vasari fue procesado y encarcelado por el Santo Oficio, la Inquisición, Fue Francisco de Goya quien valoró y redescubrió a Torrigiano para la Historia del arte, el genio de la pintura inclusive paró dos veces expresamente en el convento de San Jerónimo de Buenavista (Sevilla) para contemplar la obra del florentino junto a Juan Agustín Ceán Bermúdez quien lo recuerda en un preparatorio de un grabado. Concretamente, el dibujo 100 C del álbum C conocido como de la Inquisición dedicado al escultor que introdujo en España el Manierismo, el título de la aguada en sepia es "No comas, célebre Torregiano" escrito de propia mano del pintor, en la lámina se ve un hombre preso con los grilletes de la época en los pies y envuelto en una manta, es la imagen de alguien que ya está frágil, muriéndose en una huelga de hambre voluntaria, si hemos de creer a Vasari, con un fondo de oscuros barrotes.

Imagen| Wikipedia