viernes, 3 de junio de 2016

¿Por qué se maquillaban los ojos los egipcios?

Los egipcios no se maquillaban sólo por cuestiones de belleza, lo hacían sobre todo para protegerse

Nefertiti maquillada con 'khol' en los ojos y óxido de hierro en los labios
Los egipcios llegaron a ser expertos en cosmética, aceites, ungüentos,… tanto para uso estético como para uso medicinal. Pero ¿por qué?

Debido al clima, las altas temperaturas y las numerosas enfermedades que se gestaban en el Antiguo Egipto, los hombres y las mujeres tuvieron que valerse de sus conocimientos para embellecerse y protegerse frente a estas vicisitudes.

Hasta la dinastía IV, los egipcios se perfilaban los ojos con una línea de color verde, pero a partir de ahí comenzaron a tener preferencia por el color negro (khol).

Los egipcios se aplicaron el 'khol', elaborado con galena, plomo y otras sustancias, y se usó como maquillaje, como ‘protector solar’. Al mezclar este producto con agua se creaba una especie de pasta oscura que se ponía sobre los párpados para proteger los ojos del sol. Asimismo, servía como un antibacteriano, ya que al tener bajas cantidades de plomo, repelía las bacterias y activaba el sistema inmunológico. También se usó como antiséptico.

Cierto es que los antiguos egipcios no descuidaban ninguna parte de su cuerpo. Usaban ungüentos y aceites para dar elasticidad a la piel y, así, evitar las arrugas. Además empleaban hidratantes a base de miel y se desmaquillaban con leche.

Con unos polvos blancos conseguían matizar la piel e, incluso, elaboraron unas ‘sombras de ojos’ de varios tonos, siendo el azul uno de sus preferidos.

Crearon los primeros ‘labiales’ a partir de una mezcla hecha con ocre y óxido de hierro, y se pintaban las uñas, las manos y el cabello con henna (tinte natural de color rojizo), de un color rojo intenso para las mujeres de alto rango y pálido para las mujeres de rango inferior.

Tan importante era el maquillaje para los egipcios que, cuando se morían, eran enterrados con todas sus vasijas, tarros, paletas, espejos, etc. para que en la otra vida pudieran seguir disfrutando de sus productos cosméticos.