lunes, 7 de noviembre de 2016

Yves Klein, un artista involucrado con el Nuevo Realismo y el Neodadá

Vincula la rebeldía del movimiento Dadá con un intenso misticismo orientalizante

'Salto al vacío' (detalle), Yves Klein, 1960
Casualmente encontré esta fotografía expuesta actualmente en la Tate Liverpool como parte de la exposición temporal que conmemora la obra de Yves Klein (Niza, 1828- París, 1962). La Tate Liverpool se aventura ante esta interesante muestra sobre la vida del aún más interesante artista en un ambicioso proyecto tras 20 años, sin nuevas retrospectivas.

Y es que así era Yves Klein, astuto e impreciso. Involucrado con el Nuevo Realismo (fue el fundador del movimiento junto con Pierre Restany) y el Neodadá. Su imaginación le llevó a adentrarse en el mundo del arte tardíamente y de forma autodidacta, aún proviniendo de una familia de artistas.

'Salto al vacío', Yves Klein, 1960
Vincula la rebeldía del movimiento Dadá con un intenso misticismo orientalizante. La práctica del judo le permitió coordinar tanto la fuerza física como la espiritual.

Su genialidad acabó pronto. Murió con 34 años de un repentino infarto, pero su obra repercutió en movimientos como el Pop Art, el minimalismo, el Body Art, la instalación y la Performance.

Klein fue el creador del famoso Azul Klein, también International Klein Blue, este color fue y es utilizado en moda para muchas prendas y complementos. El azul ultramarino era el protagonista en las pinturas monocromáticas.

'Antropometrías', Yves Klein
Una de sus innovadoras y más controvertidas obras fue la performance que celebró en la Galería Internacional de Arte Contemporáneo de París, en marzo de 1960, para la serie Antropometrías. Con más de un centenar de asistentes. El público contempló en directo la acción de varias modelos impregnadas en pintura utilizadas como “pinceles vivos” sobre superficies blancas y lisas.

Las técnicas que utilizaba mostraban las influencias de la práctica del judo, deporte que descubrió durante su estancia en Japón, desvinculada completamente con las propias del expresionismo. Prescindió del uso de pinceles para utilizar rodillos que mantuvieran una distancia física entre su cuerpo y el soporte.

El procedimiento evolucionó hasta partir de la idea de utilizar el cuerpo humano, en concreto el femenino, para evocar al desnudo clásico alejado de la concepción tradicional. La escena se completó con el acompañamiento de una orquesta en directo la Sinfonía Monótona Silencio, en la que el artista, en esmoquin, dirige la acción de las tres modelos al compás de la melodía.

Yves Klein
El escándalo que provocó esta obra le costó muchas críticas por expresar un sentimiento alejado del expresionismo.Y esto es sólo un ejemplo de la innovación y la renovación del arte de Klein, que va mucho más allá del pensamiento estancado y sumiso de la época.

Utilizar la figura femenina como una herramienta plástica fue una acción no muy habitual hasta entonces. Pero las modelos no se sintieron incómodas en ningún momento, todo lo contrario. Participaron con plena fe en el proceso creativo del artista con orgullo y sin prejuicios.

Imágenes| Interactive, Canvas, Departures

No hay comentarios :