martes, 17 de enero de 2017

El Taj Mahal, la belleza de un mausoleo

En su lecho de muerte, Jaham pidió un espejo para poder ver la tumba de su amada mientras le quedara un poco de vida 
 
Imagen del Taj Mahal
En el 1630 el emperador de la India central Shah Jahan perdió a su querida esposa  Mumtaz Mahal tras dar a luz a su décimo cuarto hijo. Antes de morir, Mumtaz le hizo prometer a su esposo que no se casara tras su muerte y, como prueba de su amor, le tendría que construir un precioso mausoleo.

El emperador cumpliendo la última promesa de su amada esposa construyó  el más hermoso mausoleo jamás construido hasta ahora, el Taj Mahal. Levantado entre 1631 y 1653 en la ciudad de Agra, estado de Uttar Pradesh, en la India, a orillas del río Yamuna.

El Taj Mahal “palacio de la Corona” o “Corona del Palaciotiene un estilo arquitectónico hindú, persa, turco y musulmán. Mir Abul Karim Khan y Mukamat fueron los supervisores de la construcción. Sin embargo, el verdadero arquitecto nunca fue mencionado por los historiadores del Imperio Mogul.

El diseño de la planta es octogonal con ocho cámaras que representan las ocho divisiones del Corán, con una cúpula acebollada, también llamada "amrud", típica de la arquitectura del Islam, y que sería usada más tarde en Rusia. La cúpula externa se alza como  un bulbo de flores  y está rodeada por cuatro quioscos abovedados. La planta, con 970 metros, está rodeada por tres pisos de cuatro grandes torres de más de cuarenta metros de altura. El Taj Mahal tiene una altura aproximada de sesenta metros y el material de construcción utilizado es el  ladrillo, la piedra arenisca roja y el mármol blanco, terminados con yeso pulido en la superficie. La cúpula de mármol blanco sobre el mausoleo es, a simple vista, lo más llamativo. Su altura es casi igual al tamaño del basamento, alrededor de 35 metros.

Las formas de arte abstracto son utilizadas especialmente en el pedestal del mausoleo, en los minaretes, en la mezquita y la jawab.

En el extremo del complejo se levantan dos grandes edificios a los lados del mausoleo, paralelos a los muros este y oeste. Ambos son un fiel reflejo el uno del otro. Prácticamente toda la superficie del complejo ha sido ornamentada con diferentes motivos: la caligrafía, los elementos geométricos abstractos y los motivos vegetales, ya que la religión islámica prohíbe la representación de la figura humana.

La gran puerta de entrada es de arenisca roja y está rodeada por torres octogonales, es decir por minaretes rematados por cúpulas de mármol blanco en las esquinas. La parte superior de los arcos están adornados con motivos florales y la bóveda central de dentro de la puerta está adornada con estrellas.

Dentro de la Cámara funeraria, las paredes están decoradas con mármol y con piedras preciosas, cristales minerales y lapislázuli, además de inscripciones en piedra negra. Los zócalos llevan adornos florales imitando a los tulipanes, rosas y narcisos, las flores preferidas de su esposa. Los marcos están encuadrados por los pasajes del Corán, enfatizando el perdón divino, el Juicio Final y la recompensa para los creyentes fieles. Aparecen ocho nichos que  están adornados con motivos florales seguidos de arcos ciegos multicolores. Los nichos están coronados por flores incrustadas en el marco de las inscripciones, mientras que los nichos en el segundo piso sólo tienen los arcos ciegos y marcos rectangulares. Las tumbas de Mumraz y  Jaham están dibujadas geométricamente con el borde de lobulados en mármoles blancos y negros, imitando a unas flores. Los cuerpos de Mumtaz y Jahan descansan, en una cámara sobre un pedestal cuadrado simple, debajo de esta sala, según un eje norte-sur, con los rostros inclinados hacia la derecha en dirección a La Meca.

El jardín que rodea el mausoleo es cuadrado y se divide en cuatro partes con dos pasillos principales. Cada una de estas cuatro partes se divide en cuatro con pasillos más estrechos, con un estanque de mármol con cinco fuentes.

En su lecho de muerte, Jaham pidió un espejo para poder ver la tumba de su amada mientras le quedara un poco de vida.

Imagen| Taj Mahal