lunes, 9 de enero de 2017

La masacre olvidada de Córdoba durante la Guerra Civil española

El de Córdoba fue un ‘un genocidio sin precedentes en nuestra historia’ que se llevó por delante a 4.000 personas en la capital y a más de 11.500 en los aledaños rurales

La masacre que sangró Córdoba en la Guerra Civil española no es muy conocida
Córdoba sabe mucho de muerte política. 300 de los 7.000 españoles que fueron asesinados en Mauthausen eran cordobeses. Sin embargo, la masacre que sangró sus tierras en la Guerra Civil española no es muy conocida fuera del ámbito geográfico o más allá de los intereses particulares de los estudiosos, aunque alcanzara a todos sus municipios, 75 en total.

En cada uno de ellos, como en el resto de la Península y como ocurre en todas las células de la Historia, los pareceres se dividieron: el 19 de julio de 1936, 48 municipios eran para los nacionales —«15 en la Sierra y 33 en la Campiña»— y el resto para la república. De los primeros, tres áreas de excepción derivadas del titubeo de la Guardia Civil ante las órdenes dadas desde Madrid, de la proximidad de Jaén, anarquista, o de la lealtad al gobierno legítimo. Estas fueron Bujalance, Cañete y Valenzuela, «feudo de la CNT»; Nueva Carteya; y Santaella, Montalbán y La Victoria.

Con nocturnidad

También es costumbre en todos los conflictos bélicos que sea la personificación de los ideales políticos del bando sublevado la que dirija el funcionamiento de la guerra. En este caso, fue «un genocidio sin precedentes en nuestra historia lo que arrasó con toda una generación moderna y progresista». Son palabras de Francisco Moreno Gómez, el hombre que más sabe del tema.

De hecho, la represión cordobesa se llevó por delante a 4.000 personas en la capital y a más de 11.500 en los aledaños rurales. Un lance común, lamentablemente. El propio historiador asegura que no fueron pocas las jornadas en las que el bando sublevado terminó con la vida de hasta 100 personas. Todo de noche, a partir de las 3, y hasta que se veía más allá que el despuntar del alba.

Moreno Gómez señala que el detonante del olvidado genocidio cordobés fue la «violencia provocativa y programada por parte de la extrema derecha». Para argumentar sus palabras atiende a unas declaraciones de quien por aquel entonces era el embajador norteamericano en España, Claude G. Bowers.

El diplomático explica en Misión en España. En el umbral de la Segunda Guerra Mundial, 1933-1939, que no vio, además de en Elche, desorden y rebelión alguna, tal y como se aseguraba desde la prensa «antidemocrática» o, lo que es lo mismo, antirrepublicana. Muy al contrario, G. Bowers escribe que «los pueblos estaban en calma y las gentes benévolas».

¿Entonces? Parece que solo era cosa de hacer una montaña de un grano de arena con vistas a justificar el futuro golpe de estado y a demonizar la República. Son varios los estudiosos que aseguran que en Córdoba —y en no pocas provincias más— existía el empeño de la derecha por provocar a la izquierda.

Al final, este empecinamiento llevó a miles de cordobeses hasta una fosa común en el cementerio de La Salud y San Rafael, de los que aún hay 1.689 sin identificar.

Bibliografía

Moreno Gómez, Francisco. 1936: el genocidio franquista en Córdoba. Barcelona, Crítica, 2008


Vía| Ver bibliografía
Imagen| Masacre

4 comentarios :

Modesto Menendez dijo...

Como puede ser posible que en esta llamada democracia sigan estos partidos que llevan cuarenta años gobernado PESOE PP sigan sin reconocer los crimines del fascismo,y que toda vía los sigamos votando

Anónimo dijo...

La historia la cuentan los vencedores y aunque parezca que el fascismo es algo antiguo y decadente, sigue más vivo que nunca en esta ilusión de democracia que nos han creado y en la que vivimos para no desentonar en la Europa que tanto ansiamos.

Julio Ayuso dijo...

Le propongo que indague en Hinojosa del Duque los asesinados en la post-guerra, entre otros a mi abuelo Otiliano,a mi tío Amador a su cuñado y a todos los miembros de la JSU por parte de la guardia civil y con la connivencia de los falangistas y la delación entre otros del barrendero del pueblo, los que no cayeron fue porque estaban fuera del pueblo o exiliados en Francia después de participar como maquis en Francia para liberar a Europa de los nazis

rojaamarillaymora dijo...

80 años de dolor y terror.