Assassin’s Creed Origins: The Hidden Ones

En octubre de 2017, Ubisoft lanzó la décima entrega de la saga Assassin’s Creed 
 
Assassin’s Creed Origins: The Hidden Ones, la última entrega de la saga Assassin’s Creed
En octubre de 2017, Ubisoft lanzó la décima entrega de la saga Assassin’s Creed. Ambientado en el Antiguo Egipto, el videojuego narra el origen de la Hermandad. En esta edición, la historia gira en torno a la figura de Bayek, el último medjay, quien deja atrás Siwa, su pueblo natal, para resolver un misterio que le llevará a viajar a través de la tierra de los faraones y ser testigo del nuevo cambio de poder en el país, donde desempeñará un papel decisivo en la creación de la Hermandad Egipcia de asesinos.

Pero, ¿quiénes fueron los medjay? En realidad, Medjay era el nombre que los egipcios concedieron a una región ubicada en el norte de Sudán habitada por nubios. Los medjay –de cuya presencia tenemos constancia ya en el Imperio Antiguo-, ocuparon los territorios de las montañas del Mar Rojo, el desierto de Nubia y la zona oeste de Atbai y sirvieron a los egipcios como conductores de caravanas y soldados profesionales. Sin embargo, durante el Imperio Nuevo, la palabra medjay fue utilizada para hacer referencia a los miembros del ejército que actuaban como exploradores del desierto y que velaban por la seguridad y protección de aquellas áreas que el faraón consideraba de interés. Parece que la primera mención a los medjay en documentos escritos se remonta a la VI Dinastía, momento en el que este término se empleaba para hacer referencia a los pobladores de Medja, un territorio ubicado en Nubia. Las inscripciones en las tumbas de los nomarcas y los informes de los conductores de caravanas de Elefantina, nos han permitido saber que los medjays se encargaron del control de la región e hicieron frente a las invasiones de los hicsos. Durante el Imperio Medio, la palabra medjay comenzó a utilizarse para hacer referencia a una tribu, a diferencia del periodo anterior, en que fue utilizada para designar una ubicación geográfica. Los registros de la época describen a los medjays como nómadas del desierto. Su carácter itinerante, les llevó a trabajar en diferentes sectores de la sociedad egipcia, por lo que era habitual verles ocupando cargos como asistentes de palacio, comerciantes o auxiliares en los templos. Además, formaron parte de las guarniciones del ejército que patrullaban el desierto con la misión de impedir cualquier intento de invasión por parte de otras tribus y pueblos. Ya en el Imperio Nuevo, durante la XVIII Dinastía, el término dejó de utilizarse para hacer referencia a las fuerzas de combate y comenzó a emplearse para designar un grupo paramilitar de élite cuya misión era la de proteger aquellas áreas más importantes de la ciudad, como los palacios y cementerios reales o las líneas fronterizas. 

Assassin’s Creed Origins: The Hidden Ones
Teniendo en cuenta que la acción del Assassin’s Creed Origins se desarrolla durante el conocido como Periodo Ptolemaico, de gran convulsión política, resulta completamente lógico ubicar en este contexto la figura del medjay como protector de los intereses del faraón. A mediados del siglo I a.C, Ptolomeo Neo-Dionisio XII Auletes, cuyo acceso al trono había tenido lugar en el año 80 a.C, designó como sucesores a sus hijos Ptolomeo XIII Teo Filópator y Cleopatra VII, quienes contaban en aquel momento con diez y diecisiete años de edad respectivamente. Tras la muerte de Auletes pronto surgieron las desavenencias entre los candidatos a ostentar el poder y en el año 48 a.C, Cleopatra decidió abandonar Alejandría con el objetivo de reunir un ejército lo suficientemente fuerte como para dar un golpe de estado y reinar así en solitario. Todo ellogeneró una grave crisis política y social en el marco de un territorio en el que los ciudadanos egipcios observaban cada vez con más recelo la presencia de griegos y romanos en tierras del Nilo.

Una vez colocadas sobre la mesa todas y cada una de las piezas de este rompecabezas histórico, el equipo de Ubisoft diseñó una verdadera joya visual en la que el gusto por el detalle está presente en todos y cada uno de los escenarios creados para la ambientación del juego. En él, podemos admirar el grado de realismo con el que se ha dotado a las construcciones y conjuntos arquitectónicos que aparecen en Origins, entre los que podemos encontrar dos de las siete Maravillas del Mundo Antiguo: la Gran Pirámide de Keops, en Giza y el Faro de Alejandría. Así, observamos un telón de fondo en el que la suntuosidad de los templos egipcios se entremezcla con la serenidad característica de la arquitectura griega y lo colosal de los edificios romanos y las divinidades de los diferentes panteones comparten un mismo espacio en las calles del Egipto Ptolemaico.

Además, el jugador cuenta con un mapa que le permite ubicarse en las diferentes áreas geográficas del Imperio, desde nomos egipcios, a aquellas ciudades de fundación griega, destacando entre todas ellas regiones como Cirene o el oasis egipcio de Al-Fayum, situado en Crocodilópolis y conocido por ser uno de los centros de producción de retratos funerarios elaborados mediante la técnica de la encáustica más importantes de la Antigüedad.

Bayek y Senu
Por todo ello, Assassin’s Creed Origins es mucho más que un juego. Diseñado por un equipo interdisciplinar conformado por historiadores, antropólogos, geógrafos y zoólogos, entre otros, constituye un verdadero compendio sobre historia del Antiguo Egipto. A lo largo de la aventura, el jugador podrá admirar la belleza y fastuosidad de las construcciones egipcias; aprender más acerca del conocido como Periodo Helenístico -caracterizado por toda una serie de cambios políticos y luchas constantes por el poder-, así como sobre la influencia que la cultura griega ejerció en la tierra del Nilo; conocer personajes influyentes de la época y realizar misiones para ellos o incluso adentrarse en las costumbres y ceremonias rituales que se llevaban a cabo en la sociedad egipcia.

Ubisoft ha contado para ello con profesionales en diferentes disciplinas y ramas de la ciencia que han trabajado para recrear con una exquisitez absoluta hasta el más mínimo detalle. Dada la complejidad del periodo histórico en el que se desarrolla la trama del juego y las lagunas de información existentes con respecto al marco político-social de la época, Maxime Durand, coordinador de producción y Licenciado en Ciencias de la Historia por la Universidad de Montreal, ha colaborado con un equipo de egiptólogos con la finalidad de cubrir aquellos espacios en blanco con los que se encontraron durante la creación de Origins. De esta manera, el departamento de arte consiguió reproducir de forma fidedigna el aspecto que los escenarios y edificios donde la acción tiene lugar mostrarían en la época. Además, por lo que respecta a aquellos espacios naturales que forman parte de la escenografía del juego, el equipo de desarrolladores de Ubisoft utilizó imágenes de Egipto capturadas mediante satélite con las que poder recrear los colores del suelo y la vegetación de la zona de la forma más realista posible.

En un mundo dominado cada vez más por la tecnología, son muchas las vías que podemos encontrar para aproximarnos al pasado y explorar aquellos rincones en los que se narran historias acerca de lo que un día fuimos. Assassin’s Creed Origins es una vuelta de tuerca al sistema educativo tradicional y una ruptura con los esquemas clásicos de aprendizaje. Es, en definitiva, la llave que abre caja en la que se hallan los secretos mejor guardados de la tierra de los faraones y una herramienta única para disfrutar de la cultura en estado puro.

Vía│Support
Imagen│Assassins Creed

Comments