domingo, 15 de noviembre de 2015

El estudio de los micromamíferos de La Grotta di Fumane en Italia descarta de nuevo la teoría de la extinción de los Neandertales debido a los cambios climáticos

Un estudio reconstruye el paisaje y el clima de la Cueva de Fumane a partir del análisis de los huesos de micromamíferos y descarta la extinción de los Neandertales debido a grandes cambios climáticos

Entrada a la Cueva de Fumane
La Cueva de Fumane es un yacimiento situado en el Monte Lessini, en el noreste de Italia, cuya secuencia estratigráfica es una de las más completas y detalladas del Pleistoceno Tardío (ca. 50-30 ka. BP) de la Península italiana, abarcando desde el Musteriense al Gravetiense. Se trata un sitio de referencia para el sur de Europa respecto al estudio del comportamiento de los Neandertales y los Humanos Anatómicamente Modernos (HAM), en el momento en el que los segundos sustituyeron a los primeros.

En el transcurso de los trabajos arqueológicos, se han recuperado restos óseos que han proporcionado datos sobre  una  fauna rica y diversificada. Los huesos de macromamíferos, indican que los Neandertales cazaban predominantemente  cérvidos (Cervus sp., Megaloceros giganteus ) y animales de roquedo, de menor tamaño (cabra, rebeco y corzo), y en etapas  más recientes oso y zorros.  También se ha realizado un análisis de las marcas dejadas en los huesos de algunas aves  (rapaces, córvidos, buitres), que parecen  indicar que se obtuvieron de ellas las plumas, probablemente para ser utilizadas como adorno personal.

El último estudio realizado por sus investigadores se basa en los restos de micromamíferos (insectivoros, murciélagos y roedores), como indicadores ecológicos,  a partir de los que se ha podido realizar una reconstrucción paleoclimática y paleoambiental del entorno.

 Los resultados obtenidos del análisis permiten identificar varios períodos climáticos a lo largo de la secuencia estratigráfica, dentro del  estadio isotópico marino MIS3, sucediéndose un  periodo interstadial  en las primeras unidades estratigráficas y, a continuación, un período frío y seco, otro interestadial, dos periodos fríos (seco el primero y húmedo el segundo) y una fase de calentamiento.

En cuanto a la evolución del medio ambiente, se ha observado una alternancia de hábitats entre prados abiertos (incluyendo abierto húmedo y abierto seco; 31%), un paisaje arbolado (incluyendo bosques abiertos y bosques, con una media del 38%) y un hábitat rocoso  (con una media del 20%).

Conclusiones del estudio

El estudio concluye que, a pesar de la descrita variabilidad ambiental y climática de MIS3, no existen diferencias taxonómicas de micromamíferos, apareciendo los mismos a lo largo de la secuencia estratigráfica; los únicos cambios son los representados por su porcentaje. Resulta significativo sobre todo teniendo en cuenta que se trata de especies altamente susceptibles a cambios en el entorno y el clima.

La interpretación que dan los investigadores es que, al menos desde los resultados  paleoclimáticos y paleoambientales, no existe ninguna evidencia que indique un  cambio tan importante en el clima que hubiese dado lugar a la sustitución de los Neandertales  por los HAM, como consecuencia de los cambios ambientales, y que ambos se adaptaron perfectamente a las diferentes condiciones climáticas y ambientales de MIS3 al pie de los Alpes.

Repercusiones en las teorías sobre la extinción de los neandertales

Muchas han sido (y son) las teorías sobre la extinción de los Neandertales, siendo la imposibilidad de adaptación a los cambios climáticos una de las más extendida, aunque cada vez con menor peso. La conclusión del estudio parece apoyar la hipótesis de que el clima no fue el factor decisivo en dicha extinción y sustitución por grupos de humanos modernos. Además, los autores se apoyan en  similares resultados de otros lugares del sur y suroeste de Europa donde se han estudiado los micromamíferos del mismo periodo, como Riparo Mochi en Italia o La Cova de l'Arbreda y la Cueva del Conde  en España.

Proponen que otros  factores, posiblemente de carácter social, como la competencia entre grupos de homínidos o de organización, pueden proporcionar explicaciones más acertadas para los cambios  producidos durante este periodo. Estas teorías también son discutidas actualmente, y se seguirá discutiendo y probablemente especulando sobre todas ellas.