miércoles, 1 de junio de 2016

El Erecteion: la joya del jónico de la Acrópolis de Atenas

Repasamos la historia del Erecteion el templo jónico más destacado de la Acrópolis de Atenas

Erecteion visto desde el suroeste
El templo de Erecteo (el que sacude la tierra), está erigido en el lado norte de la Acrópolis de Atenas (ciudad alta, que tenía una doble finalidad defensiva y de culto), fue construido por el arquitecto Mnesicles, aunque hay quien lo atribuye a Filocles, entre los años 421 y 406 a.C., siguiendo los planes de reconstrucción propuestos por Pericles para reemplazar al antiguo templo de Atenea Polias que había sido destruido durante las Guerras Médicas que los griegos mantuvieron contra los persas allá por el 480 a.C.

Es una obra de orden jónico, un templo totalmente irregular (algo excepcional) que contrasta más al estar muy cerca de uno de los templos dóricos por excelencia, el Partenón. El Erecteo está dedicado a varias divinidades, cada una de las cuales dispone de un santuario en el mismo, Atenea, Poseidón y Zeus y también los reyes míticos Créope y Erecteo disponen de sus santuarios que no están conectados entre sí.

Imagen de ‘Modelo del Erecteium’ 
En él se guardaban algunas de las reliquias más importantes de la ciudad de Atenas, como el Palladio, escultura de la diosa Atenea que según la leyenda había caído del cielo y estaba realizada en madera de olivo, un pozo de agua salada y un olivo donados por la diosa a la ciudad (el olivo actual fue plantado en 1917), y las tumbas de Creope y Erecteo. El templo se levanta sobre terreno sagrado, según la tradición era el lugar donde Poseidón y Atenea se habían enfrentado por ser los dioses protectores de los atenienses, de hecho hay una roca en la que se conservaría la huella del tridente de Poseidón. Eso explica que no se modificara el terreno irregular para la construcción del templo, que tiene un desnivel de 3 metros entre los lados norte y oeste, lo que obligó a crear una planta asimétrica en distintos planos.

El Erecteo tiene por tanto varias fachadas, al este, estaría el santuario dedicado a Atenea,  el más grande, contaría con una fachada hexástila (de seis columnas) de orden jónico. Por el lado norte con 4 columnas al frente y 2 en los laterales encontraríamos la fachada consagrada a Poseidón- Erecteón. Y en el lado sur está su fachada más famosa, la de las Cariatides, tras las cuales estaría una escalera que conduciría a la tumba del rey Créope. Desde aquí se puede ver el Partenón, el pórtico tiene seis columnas con forma de mujer de 2,3 m de altura, que en origen estaban policromadas. Actualmente son todas copias, 5 de los originales se encuentran en el Museo de la Acrópolis y la otra en el Museo Británico.  Estas mujeres representarían a las mujeres de la ciudad de Cariátide (Peloponeso) que había colaborado con los persas en la guerra contra los griegos, por  lo que los atenienses una vez que los vencieron vendieron a sus mujeres como esclavas, las estatuas serían un recordatorio ejemplar.

Plano de la Acrópolis de Atenas: el Erecteón es el número 3
Por último, en el oeste se dispuso un falso pórtico con ventanas separadas por semicolumnas adosadas a pilastras.

El templo fue dañado y reconstruido en varias ocasiones y dedicado a diversos fines, en el siglo I a.C. se quemó. En época paleocristiana fue convertido en iglesia, en el siglo VII se trasformó en Iglesia Bizantina. En 1463 fue un harén otomano y después utilizado como polvorín que estalló en un combate contra los venecianos.

En el siglo XIX el duque de Elgin, embajador británico en Constantinopla expolió numerosas esculturas y relieves de la Acrópolis de Atenas, entre ellas la Cariátide que está en el museo de Londres, las guerras también dañaron el edificio restaurado por última vez entre 1979 y 1987.

Imagen| Wikipedia