viernes, 30 de septiembre de 2016

El territorio siro-palestino en la Antigüedad (II)

Un territorio entre dos grandes potencias

Recreación del Templo de Salomón en Jerusalén 
Siguiendo con la entrada anterior, en el año 1000 a. C. terminó la época de los jueces cuando se instauró la primera monarquía, la cual se inició con la dinastía del rey Saúl y el rey David. El primero había sido elegido juez de Israel después de que los filisteos entraran en el país, y el dirigente aceptó el cargo a condición de que su hijo tuviera la misma función que él. El segundo hizo exactamente lo mismo después de ser elegido juez de Judá.

Pero el norte se quedó sin monarca porque Saúl murió en un combate y David adquirió los dos territorios. Fundó una capital entre los dos países para poder controlar mejor; Hebrón, pero estaba muy alejada y decidió conquistar Jerusalén para poder dirigir las regiones desde allí. Se trataba de una ciudad muy bien amurallada y situada.

Allí reunió el ejército permanente y estableció una corte, que estaba dividida en dos asambleas: profetas de la corte y el Consejo de los profetas de culto. Todos eran escogidos por el mismo monarca, pero los primeros sólo aconsejaban sobre asuntos civiles mientras los segundos aconsejaban de temas religiosos y comerciales.

Cuando murió David se convirtió en rey su hijo Salomón, el cual llevó a la plenitud la obra de su padre. Fue el monarca que dirigió la construcción en Jerusalén de un palacio y un templo en la parte alta de la ciudad. Con el palacio instauró una Corte oriental y se realizaron los primeros escritos de la época. Se estableció un ejército estable y un consejo de ancianos, o los profetas de la corte; además también estableció el principio dinástico.

A nivel cultural edificó el templo de Jerusalén, aunque había un templo cananeo pero este fue propiedad privada del monarca cuando colocó en su interior algunos elementos personales. Juntó los dioses cananeos con los hebreos y puso el Arca de la Alianza donde estaban los atributos del monarca; de esta manera obtuvo el templo del rey y un sitio de comercio estable.

Entorno en 930 a. C. murió Salomón y los países de Israel y Judá se volvieron a separar. En el primer país surgió como monarca Jeroboam I, instaurando una monarquía electiva, mientras que en el segundo se convirtió en el hijo de Salomón, Roboam, y prosiguió con la monarquía dinástica.

La historia de Israel se vio rota cuando el año 722 a. C. fue conquistado por los asirios con Sargón II. Este monarca decidió deportar muchos israelitas, los más útiles, hacia Asiria para hacerlos trabajar. Después de este episodio, en Judá se creyó conveniente recordar la memoria de Israel y decidieron adoptar este nombre rechazando el suyo.

En el país del norte se copian las leyes mesopotámicas, antes de la conquista, y el recogieron en el Código Deuteronomio. Pero cuando llegaron los asirios, un gran contingente de hebreos huyó hacia Jerusalén con este código, el cual propició un progreso político en la organización.

Pero este progreso se rompió cuando el año 609 a. C. apareció un gran conflicto entre Egipto y los babilónicos, gobernantes por Neka y Nabucodonosor II respectivamente. El segundo mató el primer y conquistó el país de Israel del sur (Judá), realizando así una gran deportación a Babilonia.

El año 597 a. C. se realizó la Primera deportación babilónica con 10.000 personas; la segunda y la tercera fueron los años 587 y 582 a. C. respectivamente. Toda esta gente eran artesanos, sacerdotes y escribas, pero no fueron dispersados ​​sino que los establecieron en una misma zona llamada Aviv.

Los que fueron deportados se encontraron en un país extranjero con un talante diferente y esto provocó que su propio fuera disolvente y perdieron muchos de sus costumbres lentamente. Pero para mantener su identidad crearon seis propuestas: 
  • El mantenimiento de la lengua hebrea
  • Fueron intentar suplir el templo hebreo inventando la sinagoga
  • Fueron inventó el sábado para celebrar su identidad hebrea
  • Fueron inventó el ritual de la circuncisión para identificar los hebreos
  • Tenían un conjunto de alimentos intocables para poderse identificar entre ellos
  • El clero judío cogió una gran importancia
El año 560 a. C., Ciro II conquistó Babilonia y decretó que los pueblos deportados hacia la ciudad mesopotámica podían volver a sus países. De esta manera un gran contingente hebreo (conocido como el Primer Retorno) se dirigió hacia Palestina; unos años más tarde volvió un Segundo Retorno (522 a. C.) dirigidos por Zorobabel. Con este nombre se quiere simbolizar que ya no eran judíos como los que habían sido deportados años antes sino que tenían influencias del pueblo de donde provenían. Estos retornos fueron celebrados volviendo a construir el templo de Jerusalén en el año 515 a. C.

Entre el año 450 a. C. y el 398 a. C. se convirtió en el Tercer Retorno. Pero el año 333 a. C. se vio la ascensión de poder de Macedonia con Alejandro Magno.