La batalla de Resaena: un punto de inflexión en la historia romano-sasánida

El amanecer de un conflicto milenario Imagen meramente ilustrativa. En el año 243 d.C., el vasto paisaje de Resaena, hoy conocido como Ceyla...

Llerena después de su conquista

Llerena fue arrebatada al pueblo musulmán en los años cuarenta del siglo XIII. El ejército santiaguista que obró la empresa estaba encabezado por el maestre Pelayo Pérez Correa. El pueblo, ya en manos cristianas, fue entregado para su defensa y repoblación a la Orden de Santiago. Los Maestres le otorgaron una serie de fueros en 1297, y crearon la costumbre de tomar Llerena como residencia temporal. Por lo tanto, se pueden registrar en las fuentes una serie de personajes notorios que tuvieron en nuestro pueblo su residencia. Destacan el infante don Fadrique (1342-1358), hermanastro del rey Pedro I de Castilla; don Pedro Fernández Cabeza de Vaca (1382-1387); don Enrique García Fernández de Villagarcía (1385-1387); don Lorenzo Suárez de Figueroa (1387-1409), maestre de la Orden de Santiago, enterrado en la iglesia de Nuestra Señora de la Granada; y, por último, don Alonso de Cárdenas (1480-1493).

El hecho de ser residencia frecuente de los Maestres de la Orden de Santiago, favoreció que Llerena, en el siglo XV, llegara a ser la capital del Priorato de San Marcos de León. Por ende, desplazó a Reina como centro más importante de este territorio. Pasó a ser, por lo tanto, el centro administrativo más relevante de la provincia de León, adquiriendo además la sede de la Mesa Maestral de la Orden. Asimismo, percibió el gobierno de más de treinta pueblos que dependían del Prior de la Orden de San Marcos de León.
En 1340, el rey Alfonso XI de Castilla presidió en Llerena las Cortes. Años después, en 1383 llegan a este pueblo todos los Comendadores para celebrar el Capítulo General de la Orden de Santiago, presidido por Pedro Fernández Cabeza de Vaca. Y, posteriormente, Lorenzo Suárez de Figueroa recibió autorización para que se pudieran celebrar las ferias de San Mateo el 21 de septiembre. Además, realizó modificaciones en la iglesia de Ntra. Sra. de la Granada, construyendo la capilla de la Trinidad o los bastimentos, y finalizó las obras de la Casa Maestral y del convento de Santa Elena.

Don Enrique García Fernández fue el Primer Señor de Villagarcía, donde se hizo construir el castillo que aún se conserva. Desempeñó su cargo entre los años 1385 y 1387. Fue partidario de los Trastámara, por lo que sirvió a Enrique II y a su hijo Juan I. Como premio a su lealtad que mantuvo a su padre, el rey Juan I le hizo merced en 1386 del Señorío de Villagarcía. Por otro lado, en su relación con Llerena destaca que pasó a ser el patrono de la capilla mayor de la iglesia de Santa María, donde sería enterrado a su muerte.

Por otro lado, Alonso de Cárdenas prestó sus servicios a los Reyes Católicos en la Guerra de Sucesión Castellana, donde tuvo a sus órdenes a Gonzalo Fernández de Córdoba, el Gran Capitán. En Llerena, construyó la iglesia de Santiago en el solar donde antes se hallaba la ermita de San Pedro. Asimismo, dotó al recinto amurallado de algunas de las puertas más importantes de la ciudad. Don Alonso murió en 1493 y fue enterrado en su sepulcro de la Iglesia de Santiago.

En lo que respecta a la sociedad llerenense del siglo XV, cabe destacar que fue uno de los territorios que precisó de la repoblación foránea. Se introdujeron familias de las zonas leonesas, cántabras y vascas. Igualmente, dentro de la propia ciudad se formó una importante colonia de seiscientas familias judías, situada en los alrededores de la Fuente Pellejera y de la sinagoga, que posteriormente pasó a ser la ermita de Santa Catalina. La comunidad judía contribuyó, en cierta medida, a que la población prosperase tanto desde el punto de vista económico como cultural. Con la firma del decreto de expulsión en 1492, permanecerán sólo ciento veinticinco familias judías, que pasaron a ser judeoconversas.

A la gente cristiana y judía que poblaba la ciudad, hay que sumarle las familias musulmanas que permanecieron en estos territorios. Por lo tanto, encontramos en Llerena un reflejo de la sociedad que se podía observar en el resto de la Península Ibérica. La sociedad era un crisol de diferentes culturas, entre las que destacaban por su número la cristiana, la musulmana y la judía.

En 1490, con la conclusión del Capítulo General de la Orden de Santiago, que había convocado el último maestre en Uclés, esta institución pasaría a manos de la monarquía.

1 comentario:

Anónimo dijo...

como estan es interesante saber sobre el pueblo de llerena asicomo mis raises ya que mi familia se apellida de cardenas
por mi madre
yo resido en el Perú sudamerica el nuevo mundo.
mi familia es del norte del Perú.
cajamarca y la libertad donde finalmente radicaron.
mi abuelo alberto de cárdenas de la torre tubo 2 hermanos y se caso con jesus larrea montero una sra de trujillo la libertad Perú
nuestra familia estubo muy unida a la causa del primo de mi abuelo Victor raul Haya de la Torre, fundador del APRA (partido politico Peruano)
mi nombre mario knudsen de cárdenas .
soy representante de la expedicion Tangaroa que viajo a la polinesia francesa en 1965 y bato el recorde navegacion a esas islas en 4 dias menos al llegar a la isla Napuka , vesus la expedicion kon-tiki que terminara en los arresifes accidentadamente isla Raroia.
esta expedicion recorrio las islas Aratika , Kauehi donde casi se estrellan igual que la Kon-tiki para finalmente arremeter contra la isla Fakarava al no poder remontar las corrientes del extrecho de fakarava. esto fue en 1965
http://www.flodeo.com/NORWEY