viernes, 31 de octubre de 2008

La inteligencia, y no el clima, dio lugar a las primeras migraciones humanas.

La sofisticación de la industria y la cultura coincidió con la expansión de la especie.

¿Fue un cambio medioambiental el que empujó al Homo sapiens a emigrar desde su «cuna» en el cuerno de África hacia Asia y Europa, y de ahí al resto del mundo? Hasta hace poco se pensaba que sí, pero apenas hay pruebas sólidas que respalden la teoría. Otra hipótesis dice que los avances en la rudimentaria industria paleolítica, sobre todo la que permitió fabricar armas más efectivas, y el desarrollo de las relaciones sociales y culturales en la Edad de Piedra precipitaron a nuestra especie a la conquista del planeta.

Culturas ancestrales

Esta última línea de investigación gana enteros gracias a los hallazgos de un grupo internacional de paleoantropólogos y arqueólogos dirigidos desde la universidad australiana de Wollongong, que publica la revista «Science». Los científicos han datado herramientas y armas de nueve yacimientos pertenecientes a dos de las consideradas culturas primigenias. Se trata de las industrias de la Bahía Still y de Howiesons Poort, que florecieron en el sur de África.

En la Edad de Piedra Media, la fabricación de cada vez más sofisticadas herramientas vino acompañada del surgimiento del arte simbólico ritual, los ornamentos, la organización social y las corrientes migratorias hace entre 80.000 y 60.000 años.

Una nueva técnica de datación ha permitido llegar a la conclusión de que estas culturas locales duraron relativamente poco -5.000 años o menos-, y que su desaparición coincidió con el inicio de las migraciones. Por otro lado, su apogeo no se produjo a causa de cambios medioambientales significativos, lo cual lleva a la conclusión de que fue la innovación tecnológica la que propició la expansión de la especie y no las sequías, inundaciones u otros fenómenos, al menos no en sí mismos, los que empujaron a estas tribus a dejar sus hogares. Sin embargo, sigue sin aclararse qué se produjo antes, migración o innovación.
.
Extraído de La Razón

No hay comentarios: