Flavio Josefo: el historiador que retrató la antigua Judea

La vida de Flavio Josefo Flavio Josefo es considerado uno de los historiadores más importantes de la Antigüedad, especialmente en lo que se ...

Bucear a través de la historia.

Los visitantes podrán admirar los restos de barcos hundidos buceando o con lanchas.

El patrimonio cultural de México que se encuentra bajo el agua podrá visitarse gracias a la creación de museos submarinos. De esta forma, ha informado Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) mexicano, se evitará exponer los restos, que abarcan desde la prehistoria hasta el siglo XX, a cambios de ambiente que podrían dañarlos.

Los visitantes de este museo podrán admirar los objetos de la colección, en su mayoría restos de barcos hundidos, mientras bucean o desde lanchas en la superficie para conocer los hallazgos tal y como se encontraron. Los restos se encuentran en arrecifes de coral poco profundos, lo que facilitaría la puesta en práctica de la iniciativa.

Antes de la inmersión, los turistas recibirán información en forma de charlas, vídeos, fotografías y documentos sobre la historia y los restos hundidos. De esta manera, ha indicado la subdirectora de Arqueología Subacúatica del INAH, Pilar Luna, también se ayudará a la conservación de los restos, ya que la mayoría de las personas los daña por desconocimiento de su valor.

Respecto a la seguridad de los objetos sumergidos, Pilar Luna ha descartado que ladrones o cazadores de tesoros puedan atacar los sitios. "Estos barcos no tienen nada de tesoros, no tienen oro, plata ni piedras preciosas, sino que más bien son un conjunto de hierros oxidados, y su auténtico tesoro es su historia, la información y el conocimiento que conlleva", ha explicado la subdirectora.

México es el octavo país del mundo que ha ratificado la convención de la UNESCO para la Protección del Patrimonio Subacuático, donde se establece la no negociación con buscadores de tesoros. "El patrimonio cultural de México ni está en venta ni a subasta", ha asegurado Pilar Luna.

Extraído de El País

No hay comentarios: