martes, 11 de noviembre de 2008

El palacio-santuario tartésico de Cancho Roano.

En las cercanías de la población badajocense de Zalamea de la Serena, se encuentra uno de los yacimientos tartésicos más importantes de la península ibérica: el palacio-santuario de Cancho Roano. Los trabajos arqueológicos a lo largo de veinte años han puesto al descubierto los restos de este imponente edificio, generando un interesante debate y diversas interpretaciones sobre su papel religioso, mercantil y aristocrático. Su origen se remota a los inicios del período orientalizante, en el siglo VII a. JC., cuando sobre una rústica cabaña ovalada se erigió el primer edificio, sobre éste se construyó un segundo edificio, y por último, a mediados del siglo VI a. JC., se decidió clausurarlo para edificar el ahora visible, con cimientos de gruesas piedras graníticas y sobre ellas paredes de adobes que fueron enlucidas por el exterior con arcilla roja, así como los suelos de las habitaciones, mientras que el interior fue totalmente encalado. Alrededor del edificio se realizó un profundo foso que lo separa de su entorno inmediato pero es fácilmente franqueable, conectado con un arroyo de agua permanente. Lo primero que llama la atención del visitante es la extraña ubicación elegida para construir semejante edificio, ya que presenta una clara dependencia respecto de las aguas de este arroyo, de tal forma, que su única puerta de acceso se orienta hacia este curso de agua del que dista apenas una docena de metros. Hasta ahora se desconoce con exactitud si este poblamiento extremeño se constituía como un palacio residencial, un santuario con zona dedicada a sacrificios, o un palacio-santuario. En cualquier caso, la importancia de Cancho Roano viene dada por el enorme paralelismo que tiene respecto a edificaciones similares que en ese momento se realizaban también en tierras de Fenicia, con las que se muestra sin una aparente conexión, pero bien situado en una primitiva ruta caminera sur-norte-sur que unía el Mediterráneo y las fértiles vegas del Betis con las del valle medio del Guadiana y la submeseta del Tajo. Las características externas de la arquitectura de Cancho Roano y la propia técnica constructiva presentan similitudes con edificaciones mediterráneas y orientales. Se ha hablado de un santuario tartésico por las cenizas y los materiales encontrados, se han señalado antecedentes entre los palacios-harenes neohititas del norte de Siria y también en la arquitectura de los templos etruscos. Sin duda el palacio-santuario de Cancho Roano es un caso único en nuestra geografía, con una enorme originalidad arquitectónica no exenta de un importante interés arqueológico puesto de manifiesto en numerosas publicaciones científicas.
.
Extraído de Celtiberia
.

1 comentario:

Decorarconarte dijo...

Hay un mundo de maravillosas oportunidades para coleccionistas y amantes del la decoración y el arte en general en www.decorarconarte.com .Son reproducciones del arte universal en pintura escultura, relieves. Evocaciones de Egipto reproducciones arqueológicas de Grecia, Roma, Oriente; Pintura Prerrafaelita neoclásica y simbolista del siglo XIX. Verdaderas maravillas al alcance de todos.
Realmente una tienda original. Visítala, merece la pena