Herodes I el Grande: el polémico rey de Judea

Gobernar con mano firme En la historia antigua, Herodes I el Grande es un personaje que despierta tanta fascinación como controversia. Como ...

Diez curiosidades sobre los mayas.

1.- Inventaron el chicle. Extraían la resina de un árbol conocido como zapote, de la que sale el chicle.

2.- Hacían bizcos a los niños nobles. Les colocaban en la cabeza un cordón con una figurita en el extremo que les caía delante de los ojos, muy cerca, para que al mirarla forzaran la vista. Esa deformación era un símbolo de estatus social.

3.- Su calendario es, en cierto modo, más preciso que nuestro gregoriano. Sin ayuda de la tecnología, los mayas precisaron la duración del año solar en 365,2420 días. En el gregoriano el año dura 365,2425. En realida son 365,2422, de modo que el cálculo maya está más cerca del correcto.

4.- Deformaban las cabezas como decoración corporal atándose tablas. No era una técnica dolorosa y estaba más generalizada entre las élites.

5.- Enterraban a los muertos en casa o en casa de los vecinos.

6.- Tras un partido de pelota mataban al equipo perdedor. Se cree que también podía jugarse de forma lúdica, pero el partido era sobre todo una lucha de poder entre los grupos dominantes.

7.- La escritura maya era lacónica y metafórica. Por ejemplo, a los chicos y chicas en edad de casarse se les llamaba «tallo florido de maíz», al que se mete en algo que no le incumbe se le dice «¿por qué llevas un taparrabos que no te pertenece?».

8.- La mayor parte de sus pirámides las pintaban de azul y rojo sangre.

9.- Cuando moría un noble se sacrificaba también a sus criados para ser enterrados con él.

10.- Usaban la misma palabra para referirse al amor y al dolor.
.
Extraído de El Mundo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Unas costumbres algo extrañas tenían estos mayas y una estética algo peculiar también.

sarah dijo...

Estuve en México hace muchos años (típico viaje de bodas a Cancún) y regresamos fascinados por la mitología maya y todo lo relacionado a su cultura. No he podido olvidar la sensación de sobrecogimiento que me invadió mientras estuve en Chichen Itzá. El lugar me transmitió unas sensaciones muy poderosas que no he logrado entender con el paso del tiempo.

Su cultura no deja lugar a la indiferencia, se mire por donde se mire. Me ha llamado la atención la última frase de la lista, el caso de polisemia para agrupar en la misma palabra amor y dolor. Eran sabias estas gentes :)

Un saludo y, por cierto, muy bonito el cambio de aspecto de tu casa. Te quedó muy linda :))

antrophistoria dijo...

Manu C.: la verdad es que estos mayas sí que tenían una estética y unas costumbres algo raras, aunque yo diría más bien diferentes.

Sarah: Qué suerte, espero poder ir algún día al continente del otro lado del Atlántico. Puedo entender tus sensaciones en ciudades como Chichén Itzá porque sólo verlas en las fotos de los libros de arqueología sobrecoge. Un puede llegar a entender por qué se construían esas edificaciones.
Por cierto, celebro que te guste el cambio del blog.

Un saludo a los dos.