jueves, 30 de abril de 2009

Hacia una datación más precisa de pinturas rupestres del norte de España.

Por primera vez, las extraordinarias pinturas prehistóricas escondidas en unas cavernas del norte de España podrán ser fechadas con precisión por expertos de la Universidad de Bristol.

Un equipo del Departamento de Arqueología y Antropología de dicha universidad ha regresado recientemente de una expedición a las regiones de Cantabria y Asturias, donde han obtenido muestras de más de 20 cavernas con pinturas prehistóricas.

En el proyecto, dirigido por Alistair Pike, los investigadores utilizarán un nuevo método de datación, basado en la desintegración del uranio, para determinar la edad de las pinturas en las cavernas.

Estas pinturas rupestres son una de las ventanas más íntimas hacia el interior de las mentes de personas que vivieron hace más de 15.000 años, pero se ha comprobado que son extremadamente difíciles de fechar. Los arqueólogos incluso desconocen si la tradición de pintar cavernas llegó con los primeros humanos modernos que se asentaron en Europa hace alrededor de 40.000 años, o fue un desarrollo mucho más tardío.

Los métodos tradicionales de fechar los pigmentos, tales como el del radiocarbono, resultan destructivos para las pinturas, y las muestras son propensas a sufrir una contaminación. Los autores del nuevo estudio están utilizando un nuevo método que puede fechar las delgadas capas de calcita que se han formado sobre la superficie de las pinturas.

Durante el proyecto, de tres años de duración, los investigadores esperan incrementar el número de dataciones de arte prehistórico de las cavernas europeas en más del doble, y relacionar sus hallazgos con la expansión y contracción de las poblaciones humanas en respuesta a los cambios climáticos de la última Edad de Hielo.

La recogida de muestras puede resultar muy difícil, debido a que varias de las pinturas fueron realizadas deliberadamente en las partes menos accesibles de las cavernas, lo que implica arrastrarse por sitios recónditos casi impenetrables y permanecer muchas horas del día bajo tierra.

Los arqueólogos tomaron muestras de la caverna de Tito Bustillo en Asturias y de la Caverna de La Pasiega en Cantabria, las cuales contienen casi 300 dibujos de animales, o sea, el mayor número de pinturas rupestres en la Península Ibérica que muestran representaciones pictóricas. Además de la representación de caballos, ciervos y ganado, la caverna contiene también más de 100 símbolos abstractos y varias series de puntos aislados.
.
Extraído de Scitech News

No hay comentarios: