jueves, 23 de abril de 2009

Nuevo estudio desafía el conocimiento previo sobre los orígenes de la urbanización.

Las ciudades más antiguas no se originaron por decreto de un poder político centralizado, como muchos expertos creían previamente, sino como consecuencia de decisiones de individuos o grupos más pequeños, según un nuevo estudio efectuado por investigadores de las Universidades de Harvard, Cambridge, y Edimburgo.

Para comprender los patrones de crecimiento demográfico en las áreas urbanas más antiguas, los arqueólogos examinaron la distribución espacial de artefactos en Tell Brak, ubicada en el norte de Mesopotamia, en lo que es hoy el norte de Irak y el nordeste de Siria. El trabajo de los investigadores se basó en imágenes de satélite, análisis espacial usando Sistemas Geográficos de Información (GIS, por sus siglas en inglés), y mapas hechos a partir de la ubicación en el terreno de fragmentos de cerámica rota y de otros residuos o desechos antiguos, que indicaron a los arqueólogos dónde vivieron los habitantes de la ciudad. En esta inspección, se examinaron los patrones de distribución de estos objetos sobre un período de 800 años.

La excavación de Tell Brak ha estado bajo la dirección de investigadores de la Universidad de Cambridge desde 1976. A pesar de que los arqueólogos eran conscientes de la gran envergadura de Tell Brak, se habían concentrado previamente en excavar y observar la zona más densamente poblada. La nueva inspección del terreno ha demostrado que la ciudad fue mucho mayor geográficamente de lo que se creía, y también que estaba poblada por grupos de asentamientos alrededor del "núcleo" central.

Según la inspección de la distribución de artefactos, el centro fue rodeado repentinamente por estos grupos alrededor del 4200 aC, sugiriendo una ola de inmigración a la ciudad. Estos grupos estuvieron separados unos de otros, lo que indica distancia social entre los grupos, debido posiblemente a que los mecanismos sociales que permiten a los forasteros vivir juntos en un entorno urbano, aún no habían evolucionado. Los patrones de asentamiento y la distancia al núcleo también significaron autonomía con respecto al centro político de la ciudad.

La teoría de un líder único como el catalizador para la urbanización ha sido ampliamente apoyada hasta ahora, debido en parte a que está reforzada por la historia de Gilgamesh, quien "construyó" la ciudad de Uruk. Uruk, localizada en lo que es hoy el sur de Irak, se consideraba la ciudad más antigua del mundo. La inspección del terreno, junto a excavaciones relacionadas recientes, efectuadas por la Universidad de Cambridge, han demostrado que el desarrollo urbano de Tell Brak fue simultáneo, o quizá incluso anterior, al desarrollo de Uruk.
.
Extraído de U. Harvard

No hay comentarios: