Comienza en el Hernán Cortés la mayor excavación arqueológica urbana del país.

Más de 12.000 metros cuadrados de superficie de actuación, 43 personas en plena faena y seis meses de trabajo. La excavación que acaba de comenzar en el cuartel Hernán Cortés presenta unos números inusitados no sólo en Mérida, sino en todo el país.

La empresa emeritense Arqveocheck inició la semana pasada la excavación del antiguo recinto militar después de un largo trabajo previo de limpieza del solar. La firma resultó adjudicataria del concurso convocado por el Gobierno local para la intervención arqueológica en el cuartel como paso previo al proyecto de construcción de un gran complejo cultural y comercial. La intervención, con un presupuesto de 680.854,69 euros, forma parte de la cantidad que corresponde a Mérida del Fondo Estatal de Inversión Local.

El área en cuestión se encuentra entre las calles Teniente Flomesta, Pontezuelas y López Puigcervert. Tanto por extensión como por número de trabajadores se trata de la excavación en territorio urbano más grande de cuantas se llevan a cabo en la actualidad en España, según afirma Víctor Gibello, director gerente de Arqveocheck, quien incluso no descarta que hoy por hoy sea la mayor intervención arqueológica del país.

Aunque suene pretenciosa, la afirmación no es descabellada, ya que una excavación como esta puede durar hasta dos años. Para agilizar la actuación cuenta con 30 obreros, cuatro arqueólogos, dos auxiliares, tres peones de limpieza, un capataz, un dibujante, un antropólogo y un topógrafo.

Tres áreas distintas.

El director de la excavación, Fernando Sánchez, señala que la actuación ha comenzado con la identificación de las primeras áreas de interés, lo que ha llevado a destinar distintos equipos a tres puntos del solar para realizar una prospección más profunda.

En el extremo situado junto a la calle López Puigcervert y Pontezuelas se ha descubierto estructuras romanas a muy poca profundidad entre los muros del cuartel, lo que da una idea del poco uso que pudo tener la zona desde la ocupación en tiempos romanos hasta su nueva utilización en época contemporánea. En un punto incluso se ha encontrado un suelo original romano, sobre el que habrá que determinar su uso.

Junto a esto, Sánchez considera que «lo más significativo será la zona de enterramientos islámica», la maqbara, que corresponde al área situada junto al Museo Abierto de Mérida y la calle Pontezuelas. Los primeros hallazgos refrendan los resultados de una excavación reciente dentro del cuartel, que sacó a la luz numerosas tumbas musulmanas, características por su orientación al oeste en dirección a La Meca.

Si se confirma este descubrimiento, ya apuntado por algunas tumbas infantiles en la zona más superficial, se espera que unos metros más abajo aparezca un gran espacio de enterramiento de época romana, que también salió a la luz cuando se excavó la zona del Museo Abierto de Mérida.
En la zona central permanecen los muros del recinto militar, que en algún caso cortan a estructuras que pueden corresponder a construcciones anteriores a la edificación del Hernán Cortés (hacia 1917), del siglo XIX o comienzos del XX. Estas paredes maestros bajan hasta el lecho de roca, por lo que sólo será necesario intervenir en los espacios libres.

En esta zona se encuentra el tercer punto de interés de esta primera fase de la actuación. Dos equipos trabajan en el área más cercana a la calle Teniente Flomesta en unas cimentaciones y suelos de una etapa aún por identificar, aunque todo indica que de época romana.

Tras las primeras jornadas, en las que se ha realizado la retirada de tierra, Fernando Sánchez señala que ahora comienza el trabajo más pormenorizado, con la excavación punto por punto del enorme solar. Dentro de unas semanas, todo el recinto del antiguo Hernán Cortés aparecerá convertido en una gran intervención arqueológica.
.
Extraído de Hoy

No hay comentarios: