Cara a cara con un neandertal.

CosmoCaixa Madrid inaugura una espectacular exposición sobre la evolución humana con esculturas hiperrealistas.

Esculturas hiperrealistas a tamaño natural de algunos de nuestros antepasados que con sus trascendentales innovaciones contribuyeron a la consecución del Homo sapiens son las protagonistas de la exposición «La carrera hacia la humanidad», que se ha inaugurado en
CosmoCaixa Madrid.

El bipedismo, las primeras industrias líticas, el fuego, la adquisición de la autoconsciencia y el pensamiento simbólico son los hitos que han marcado cada uno de los homínidos de la muestra -Australopithecus afarensis, Homo habilis, Homo erectus, Homo neanderthalensis y Homo sapiens- hasta llegar al ser humano actual.

Las cinco reproducciones, que se incorporan a la colección permanente del museo, han sido realizadas tras un laborioso proceso de investigación científica sobre cada uno de los homínidos.

Las esculturas han sido creadas por Elisabeth Daynes siguiendo una técnica hiperrealista en la que se ha cuidado hasta el último detalle, desde ojos que emulan a los reales hasta pelo real injertado uno a uno, para que los visitantes puedan hacerse una idea exacta de cómo eran nuestros predecesores en el planeta Tierra.

El Australopithecus apostó por la posición erguida (bipedismo), lo que le ofreció la posibilidad de huir de sus depredadores y, especialmente liberar las manos. La fabricación de herramientas a partir de cantos rodados se le atribuye al Homo habilis, una capacidad que aumentó su independencia.

El Homo erectus aportó el fuego, con lo que logró alargar el día, sociabilizarse alrededor de la hoguera, enriquecer la dieta y construir armas y herramientas, mientras que el Homo neanderthalensis accedió a la autoconsciencia y, con ella, se le abrieron las puertas al lenguaje y a la comprensión de la realidad.

El Homo sapiens es el hombre actual, por lo que cada uno de los visitantes forma parte de la muestra.
.
Extraído de ABC

1 comentario:

sarah dijo...

Pues ya tengo otro motivo para ir a Madrid.

Saludos, Antrophistoria :)