miércoles, 25 de noviembre de 2009

La «golosa» dieta del Australophitecus.

Científicos de la Universitat de Barcelona (UB) han conseguido descifrar cuál era la dieta del Australopithecus Afarensis -un homínido del plioceno que habitó el este de África hace unos 4 millones de años-, gracias al estudio pormenorizado de las mandíbulas fósiles halladas de esta especie.

Los frutos ricos en azúcar, semillas, raíces, tubérculos y cortezas constituían los «alimentos básicos de la dieta» del predecesor de los humanos actuales, según el estudio de un equipo de la Unidad de Antropología del Departamento de Biología Animal de la universidad catalana, liderado por el profesor Alejandro Pérez-Pérez.

En cualquier caso, los frutos ricos en azúcar eran primordiales en su dieta y el resto de alimentos se consumía preferiblemente en «épocas desfavorables», ya que se trata de alimentos pobres energéticamente pero muy abundantes.

Los resultados de la investigación, que publica la revista Journal of Human Evolution, arrojan la teoría de que la dieta fue «homogénea» para todos los Australophitecus, aún habitando lugares diferentes, por lo que estos antecesores de los humanos serían capaces de buscar y seleccionar los recursos necesarios en diferentes hábitats.

El mismo plato cada díaAdemás, la dieta no varió a lo largo del tiempo, a pesar de que el este de Africa vivió una desertización progresiva hace unos 3 ó 4 millones de años. Este patrón muestra «claras similitudes» con las especies de homínidos actuales, constata el estudio, como es el caso de los gorilas de Camerún.

La investigación ha sido posible por el estudio de la microestriación de diversas dentaduras postcaninas, ya que el consumo de unos alimentos u otros deja huellas diferentes en el esmalte dental. Los científicos señalan que elementos estructurales presentes en los vegetales -los fitólitos- son abrasivos y rayan el esmalte durante el proceso de masticación. Además, el patrón alimentario seguido por el Australopithecus implicaba la ingesta de tierra o polvo, lo que conllevó una mayor abrasión.

El análisis estadístico ha permitido atribuir una determinada dieta a esta especie fósil en función del patrón de microestriación de especies de primates actuales, cuya dieta está ampliamente documentada.
.
Extraído de ABC

1 comentario:

sarah dijo...

¿No había aportes, ni que fueran puntuales, de proteína animal? Asumo entonces que el Australophitecus llevaba una dieta casi vegetariana.

No deja de sorprenderme la variedad de comportamientos alimentarios que los primates hemos desarrollado durante nuestra historia. Lo que no me acaba de quedar claro es cuál de estos comportamientos ha ido mejor, evolutivamente hablando a nuestros compañeros y a nosotros mismos.

¡Un saludo, Antrophistoria!