jueves, 18 de marzo de 2010

Conquista de la comarca de Llerena por la Orden de Santiago.

Menéndez y Pelayo ya apuntó en esta dirección cuando dijo que la “Crhonica de las tres Ordenes” era muy familiar a Lope y que probablemente se valió de ella para escribir la comedia. Como muestra de tal opinión, don Marcelino incluye un fragmento del texto de la crónica de Rades indicando, además, que este autor seguía a la Primera Crónica General en la narración de los hechos de armas en los que intervino el maestre. Tal circunstancia –nos referimos a la utilización de la obra de Rades como fuente de datos históricos para Lope-, ha sido corroborada y ampliada por otros muchos especialistas entre los que destacaremos aquí a Juan Bautista Avalle Arce quien, en 1962, ya aportaba datos suficientes como para asegurar que la “Chronica” de Rades fue la fuente de inspiración para Lope de Vega en este caso concreto. El dato concluyente para que Avalle Arce asegurara tal cosa era que la obra de Rades decía, por un común error de imprenta, que Pelay Pérez Correa era el XVI maestre de la Orden de Santiago cuando debía decir el XIV. Lope, según dice Avalle Arce, no se dio cuenta de este detalle y al dar en su comedia la lista de maestres que precedieron a Pelay Pérez Correa no pone más que trece. Aunque esto no fue exactamente así, porque Rades fue numerando correlativamente a cada uno de los maestres de su listado y a Pérez Correa le corresponde el número XVI, no deben existir dudas de que Lope se documentó en la obra de Rades a la hora de escribir El sol parado por una serie de detalles muy concretos que se recogen en la crónica y se reflejan en la comedia, algunos de los cuales comentaremos a continuación.
.
Al primero que hemos de referirnos es, naturalmente, aquel que hace alusión al origen portugués del maestre y a la cita del nombre de la madre de éste a quien Rades llama “Dordea Perez de Aguiar”, y Lope nombra como “Andrea de Aguilar” porque sonara más cercano al público de los teatros españoles. El maestre Pelay Pérez Correa era originario de Portugal y de echo fue el comendador mayor de este reino entre 1232 y 1241, pero este último año fue trasladado a la encomienda de Uclés -encomienda mayor de Castilla por entonces-, y fue elegido maestre de la Orden un año después -el 30 de noviembre de 1242-, siendo precisamente comendador mayor de Castilla, no de Portugal como recoge Rades y se refleja en Lope. Y con respecto a la elección habrá que puntualizar la circunstancia de que Rades cree que la elección se hizo en Mérida, y así lo recoge Lope, cuando realmente fue elegido maestre en León porque allí se celebró el Capítulo General de la Orden en la fecha que antes hemos indicado. Y por no insistir más en estos detalles que apunta Rades y sigue fielmente Lope en su comedia, citaremos la particularidad que Rades recoge con respecto a lo que él llama “Miraglo de Tudia”, dispuesto en su obra como broche final a los hechos de armas en los que intervino el maestre. Ante un Rades bien documentado -no olvidemos que se apoyaba, como ya dijo Menéndez y Pelayo, en las citas de la Primera Crónica General- no creemos que Lope se atreviera a dudar del relato del freire calatravo; lo más probable es que nuestro dramaturgo se fijara sólo y exclusivamente en las posibilidades dramáticas que le ofrecía aquel relato sobre las acciones militares del maestre que finalizaba, como ya dijimos, con un milagro tan portentoso como el de Tudía. Para darnos una idea de lo que pudiera sentir Lope con respecto a esto último, conozcamos lo que dice Rades con respecto al milagro en cuestión:
.
“En antiguos memoriales de cosas desta Orden se halla escripto, que el Maestre don Pelay Perez Correa, haziendo guerra a los Moros por la parte de Llerena huuo con ellos una batalla al pie de Sierra Morena, cerca de donde agora es Sancta Maria de Tudia. Dicen mas que peleando con ellos muchas horas, sin conoscer se victoria de una parte a otra, como viesse que hauia muy poco tiempo de Sol, con desseo de vencer aquella batalla, y seguir el alcance, suplico a Dios fuesse seruido de hazer que el Sol se detuuiesse milagrosamente, como en otro tiempo lo hauia hecho con Iosue, Caudillo y Capitan de su pueblo de Israel. Y porque era dia de nuestra Señora, poniendo la por intercessora, dixo estas palabras, Sancta Maria deten tu dia. Dizese en los dichos memoriales que milagrosamente se detuvo el Sol por espacio de tiempo muy notable, hasta que acabo el maestre su victoria y prosiguio el alcance. En memoria deste milagro dizen hauer se edificado una yglesia por mandado del Maestre, y a costa suya, a la qual puso nombre Sancta Maria de Tentudia: y agora corrupto el vocablo se dize Sancta Maria de Tudia”.
.
Texto de Manuel López Fernández
Fotografía de Regina Turdulorum

No hay comentarios: