martes, 30 de marzo de 2010

La huella de la prehistoria.

La huella del hombre en las comarcas castellonenses se remonta a la prehistoria. Los territorios que actualmente conforman el norte de la Comunitat Valenciana fueron el hábitat preferido de los hombres del paleolítico que conformaron sociedades que vivían de la caza de una fauna rica y salvaje de la que no queda más rastro que las representaciones pictóricas en abrigos y cuevas y numerosos hallazgos arqueológicos. Y precisamente esas representaciones pictóricas constituyen el mejor ejemplo del llamado arte rupestre levantino, que actualmente goza de la declaración de Patrimonio Universal de la Humanidad que aprobó hace unos años la Unesco como órgano defensor de la cultura y el patrimonio en Naciones Unidas.

El conjunto de arte rupestre levantino, con sus magníficas pinturas, se localiza en varias comarcas del interior de Castellón, especialmente en el Alt Maestrat y en Els Ports, donde se hallan los abrigos más ricos e interesantes.

Y de todos estos conjuntos, uno de los más interesantes y con mayor número de abrigos, es el que se localiza en el barranco de la Valltorta, todo un lugar espectacular y grandioso que se reparte entre los términos municipales de les Coves de Vinromà, Tírig y Albocàsser, en el Alt Maestrat. Este paraje, uno de los más agrestes de la provincia, acoge abrigos tan importantes como los de las cuevas del Civil y Els Cavalls.

Ahora hace 25 años, el gobierno de la Generalitat Valenciana, presidido por el socialista Joan Lerma, decidió otorgar el máximo grado de protección a todo el barranco mediante un proyecto de ley que se debatió en las Cortes Valencianas. El conseller de Educació y Cultura, Ciprià Císcar, fue el encargado de defender esta propuesta legislativa que, tras ser consensuada con los municipios afectados, mereció el apoyo de todos los grupos representados en Les Corts.

El gobierno autonómico se comprometió a invertir un total de 160 millones de pesetas en la defensa del paraje, consolidando las pinturas y construyendo un museo que se iba a ubicar en el propio barranco. La Generalitat aprobó la declaración de Espacio Natural Protegido para la Valltorta hasta el llamado Montegordo, limitando los usos urbanísticos y garantizando la conservación integral de la zona.

No hay comentarios: