jueves, 15 de abril de 2010

El rey Pelayo pierde uno de sus símbolos.

El historiador y arqueólogo César García de Castro demuestra que la Cruz de la Victoria data del reinado de Alfonso III.

Entre los arqueólogos era un secreto a voces. "Todo el mundo sabía que un trozo de madera no podía aguantar 200 años". La leyenda cuenta que la Cruz de la Victoria, tal y como la conocemos hoy, es un revestimiento de metal y piedras preciosas que se realizó sobre el original de madera que sostuvo Pelayo en la batalla de Covadonga. Pero el carbono 14 ha demostrado que la cruz de madera también fue posterior al reinado del primer monarca asturiano.

El historiador y arqueólogo César García de Castro fue el responsable de la investigación que fijó la fecha en la que se taló la madera con la que posteriormente se realizaría la base de uno de los símbolos del Principado. "Cuando el alma de la cruz se rompió en 1977", explicó ayer a LA VOZ, la parte de madera quedó en el suelo "porque al ladrón no le interesaba". Fue entonces cuando se decidió extraer una pequeña muestra para someterla a la prueba del carbono 14, que en aquellos días no era tan fiable como lo es hoy.
.
Leer más en La Voz de Asturias

1 comentario:

Pablo D. dijo...

Un artículo muy interesante. No lo había leído.

Me apunto el libro para echarle un vistazo.

Un saludo!