martes, 11 de mayo de 2010

Pliopithecus canmatensis, más diversidad de primates del Mioceno.

En Catalunya se localiza el yacimiento de primates del Mioceno más importante de Europa. Los descubrimientos que se vienen realizando en Can Mata, ubicado en Hostalets de Pierola (Barcelona), permiten ir cambiando la visión que se tiene de la evolución de los antecesores de los grandes monos y de nuestra humanidad.

Can Mata es un yacimiento paleontológico de gran importancia para conocer la biocenosis del planeta de hace algo más de 10 millones de años. Este lugar fosilífero se hizo mundialmente conocido gracias al descubrimiento de una nueva especie de primate, el Pierolapithecus catalaunicus, cuyo holotipo fue localizado en los sedimentos terciarios de la localidad mencionada.

La construcción de un basurero en ese municipio, uno de los más grandes de España, es el responsable de gran parte de los hallazgos que allí se están produciendo. La remoción de centenares de miles de metros cúbicos de sedimentos permite poner de relieve capas fosilíferas de un valor científico singular. Hasta ahora se han documentado decenas de miles de fósiles de vertebrados. Desde el 2002, año en que se inician dichos descubrimientos, se ha procedido a la excavación y publicación de este significativo registro.

Recientemente, Can Mata ha vuelto a ser noticia al haberse revelado una nueva especie de primate el Pliophitecus canmatensis. Efectivamente, una serie de restos craneales de gran trascendencia (mandíbulas y piezas dentarias), han permito identificarla, un hecho que se ha dado a conocer en el American Journal of Physical Anthropology. Según el estudio llevado a cabo, este espécimen, que pesaba unos 15 kilogramos y vivía en las ramas y copas de los árboles, se alimentaba básicamente de frutos. Cabe destacar que se trata de antecesores de la que será la línea que conducirá, por evolución, a los homininos de finales del Plioceno y Pleistoceno inferior, es decir, la base de nuestros antepasados de género. Estos parece ser que emergieron en África y después se trasladaron a Euroasia oriental, para desplazarse posteriormente hacia Europa, realizando así algo parecido a lo que podría haber efectuado nuestra especie, el Homo sapiens, cuando salió de África hace unos 100.000 años.

Después del descubrimiento del Pieralophitecus catalaunicus y el Anoiapithecus brevirostris, el Pliopithecus canmatensis, contribuye, sin duda, a ensanchar la diversidad de primates que habitaron en el Mioceno en esta parte del planeta.
.
Extraído de El Mundo

No hay comentarios: