La batalla de Resaena: un punto de inflexión en la historia romano-sasánida

El amanecer de un conflicto milenario Imagen meramente ilustrativa. En el año 243 d.C., el vasto paisaje de Resaena, hoy conocido como Ceyla...

Evidencias de presencia humana en Costa Rica 12 mil años atrás.


Arqueólogos del Instituto Costarricense de Electricidad hallaron en Siquirres, a 96 kilómetros de aquí, un pequeño trozo de carbón, evidencia de presencia humana en la región 12 mil años atrás, en el período paleoindio o paleoamericano.

El equipo de expertos laboraba en el proyecto hidroeléctrico Reventazón y en la llamada La Isla toparon con varias piezas arqueológicas, entre ellas la que luego resultó ser la más antigua y que semeja un raspador de grasa del cuero.

Diez de las muestras fueron sometidas a la prueba Carbono-14 para conocer la edad de las piezas orgánicas en el laboratorio Beta Analytic, Florida, Estados Unidos, donde se confirmó la pertenencia al período paleoindio, y constituir el primer control cronométrico en Centroamérica y por supuesto, en Costa Rica.

Posteriores excavaciones y nuevas muestras corroboraron la presencia en la región de grupos humanos ante vestigios de herramientas y armas talladas, propias para la cacería y la recolección, acorde con la experta, quien comparó la zona con un taller de armas de piedras correspondiente al peleoindio.

Previo a este descubrimiento se pensaba en una presencia humana ocho mil años atrás a partir de muestras encontradas en Turrialba, Cartago.

Acorde con el diario La Nación, solo la revista Bitácora del propio centro de arqueología ofreció razones hasta ahora del hallazgo y la líder del grupo redacta ahora en un informe sobre el tema que debe entregar en diciembre a la Comisión Arqueológica Nacional.

El paleoindio se extiende desde el 20 000 hasta el 8000 a. C. y es elevada la cantidad de restos arqueológicos desenterrados en Estados Unidos, México, Centroamérica y Suramérica.

El método Carbono-14 o radiocarbono, es un isótopo radioactivo para el fechamiento o determinación de edades de objetos antiguos, de origen humano, animal o vegetal, usado desde 1940.


No hay comentarios: