sábado, 10 de marzo de 2018

El Hombre de Neandertal y el arte contemporáneo

Cuenta la leyenda que Pablo Picasso, tras visitar las pinturas milenarias de la cueva de Altamira, dijo: ‘después de Altamira, decadencia…’

Una interpretación moderna de un bisonte del techo de la cueva de Altamira
En fechas recientes hemos asistido a dos noticias de naturaleza contrapuesta que de una u otra forma han sacudido el mundo del arte: la confirmación de que las primeras obras de arte de la historia fueron obra del Hombre de Neandertal y la retirada de ARCO de la obra de Santiago Sierra.

Picasso en Altamira

Cuenta la leyenda que Pablo Picasso, tras visitar las pinturas milenarias de la cueva de Altamira, dijo: “después de Altamira, decadencia…”. Esta frase, real o no, cobra de nuevo relevancia ante dos noticias procedentes del mundo del arte que han saltado a los medios en las últimas semanas: la retirada de la feria ARCO de una obra de Santiago Sierra y la confirmación de que el hombre deNeandertal era capaz de crear arte.

Homo Sapiens Neanderthalensis

Hasta hace pocas semanas, los paleo-antropólogos creían que, hasta la llegada del Homo Sapiens Sapiens, ninguna especie del género Homotenía capacidades artísticas. Pero la confirmaciónde la autoría de las pinturas de varias cuevas de Andalucía, Cantabria y Extremadura, por parte delHomo Sapiens Neanderthalensis, supone una auténtica revolución del concepto vigente sobre la concepción de las capacidades del Hombre de Neandertal.

¿Qué es el arte?

Más allá de las derivadas antropológicas que se desprenden de este descubrimiento, desde el punto de vista del mundo del arte se nos plantean una serie de cuestiones, algunas eternas para la mayoría de los amantes del arte. ¿El arte evoluciona de manera lineal?¿Qué pasa con arte contemporáneo? ¿Cómo distinguir arte de lo que es arte y lo que no lo es?

Arte conceptual y Ortega

Los investigadores confirman que para la creación de las pinturas neandertalesson necesarias una serie de habilidades mentales complejas, tales como la capacidad para elegir su ubicación, la planificación de la fuente de luz y la capacidad para elegir mezclar de pigmentos. Es decir, es necesario un pensamiento simbólico, eslabón fundamental en la evolución humana.

La obra retirada de Santiago Sierra estaba compuesta por una serie de fotografías en blanco y negro y pixeladas de, entre otros, Oriol Junqueras, los “Jordis” y varios miembros de la izquierda abertzale. Según el autor, la obra quería denunciar la existencia de presos políticos en España.

Al contemplar conjuntamente las figuras geométricas y animales de las cuevas de La Pasiega o Maltravieso y las fotografías de “presos políticos” de Santiago Sierra, me viene a la cabeza lo que decía Ortega en “La rebelión de las masas” o en “La deshumanización del arte”, en relación de la existencia de dos tipos de ciudadanos: los que tienen la capacidad de entender el “arte nuevo” o “vanguardista” y los que no, entre los “artistas” y la masa.

La masa

No puedo negar la existencia de pensamiento simbólico en las obras de Sierra y en el arte conceptual en general. A lo que sí me habilita mi confortable posición como miembro de serie y adocenado de la masa, es a seguir haciéndome ingenuas preguntas como, por ejemplo ¿qué valores artísticos podemos extraer de este tipo de obras? ¿Debemos esperar algo más aparte de la mera provocación y de la búsqueda de notoriedad? Y sobre todo, ¿de verdad hacían falta 66.000 años de evolución del arte para llegar a esto?

Autor| Óscar Hernández Hernández
Vía| Óscar Hernández Hernández
Imagen| Wikipedia

No hay comentarios: