viernes, 6 de abril de 2018

Christine de Pisan, la primera escritora feminista de la historia

Breves apuntes biográficos sobre Christine  de Pisan

Ilustración del libro la ciudad de las damas
A Christine de Pisan se la conoce principalmente por ser la primera mujer que pudo ganarse la vida a través de sus manuscritos, pero otra faceta de esta destacada intelectual del Medioevo requiere nuestra atención: su lucha como defensora de los derechos de la mujer.

Esta dama de la corte francesa, nace en Venecia en el año 1364 en el seno de una familia privilegiada. Su padre; Tomasso di Benvenuto da Pizzanofue un reputado médico y astrólogo que, en el 1368 traslada a su familia a la corte del rey Carlos V de Valois, para entrar a su servicio. Fue allí, en ese ambiente humanista donde Christine, animada por su padre, recibe una educación vetada para la mayoría.

Con tan solo quince años contrae matrimonio con Étienne du Castel, notario y secretario del rey, un joven noble del que se confiesa enamorada. Pero su plácida vida experimenta un cambio brusco al morir en poco tiempo el rey, su padre, su marido y su hijo pequeño. Tan solo tiene 25 años y se queda sola a cargo de sus hijos, su madre y otros familiares.Con este desalentador panorama, mientras pleitea para recuperar parte del patrimonio perdido,decide dedicarse a escribir para mantener a su familia.

Su felicidad y su desgracia se transmiten en sus obras de tendencias autobiográficas y alegóricas. Entre sus temáticas encontramostemas relacionados conla política, la justicia militar, la historia, los valores morales y la condición de la mujer. En el año 1405 escribe el libro considerado como su obra cumbre: “La ciudad de las Damas”,una obra que la consagra como pionera en la defensa de los derechos de las mujeres.

Christine de Pisan participó activamente en los famosos debates literarios, políticos y filosóficos conocidos como “la querella de las mujeres”. En estas disputas entre eruditos, que se prolongaron hasta el siglo XVIII en Europa, los varones – hasta la entrada de Pisan - debatían sobre la valía de las mujeres en relación con los hombres, su naturaleza y sus capacidades.

La Ciudad de las Damas

La heroína de la obra es Christine, su alter ego, una joven escritora consternada tras leer un texto misógino de los que tanto abundan en la época. No encuentra la causa que impulsa a tantos eruditos a denigrar a las mujeres en todos sus escritos. ¿Por qué - se pregunta-concluían al unísono que la mujer era mala e inclinada al vicio? ¿Podían ser erróneos los testimonios de tantos hombres ilustres? No, imposible “me fiaba más del juicio de otros que del que yo sentía y sabía en mi ser de mujer”. Sin embargo, ¿era posible que Dios, en su perfecta bondad, hubiera creado algo tan abominable como la mujer?

En estas reflexiones se pierde Christine cuando, para consolarla, y “sacarla de su ignorancia”, tres damas aparecen en su estudio: son las formas alegóricas de la Razón, la Rectitud y la Justicia. Razón la exhorta: “¡Levántate, hija mía! Vayamos al Campo de las Letras. Allí se fundará la Ciudad de las Damas”.

Ese el objetivo de Christine, fundar una ciudad segura y justa dondelas mujeres pudieran desarrollarsesin absurdas limitaciones. Pero antes deberá empezar limpiando un terreno manchado por las mentiras y las difamaciones quelos hombres han ido vertiendo sobre la condición femenina. Las tres damas le recriminan haber puesto en duda el valor de las mujeres y la impelena desoír las tradiciones culturales de su época y a dejarse guiar únicamente por su propio juicio y su experiencia.

La superioridad del poder masculino era incuestionable, pero Christine utiliza como aliada a la razón para justificar sus atrevidas afirmaciones: la mujer es capaz de ejercer autoridad política. Para argumentarlo expone casos, ejemplos históricos y hechos mitológicos en los que una mujer ha ejercido con éxito el poder.

La virtud y el valor de la mujer como instrumento para transmitir el poder divino quedarán fuera de todo debate tras presentar a la Virgen María como gobernante y protectora de la Ciudad de las Damas: la naturaleza virtuosa de la mujer demostraba su igualdad humana.Zanjaba así un tema, el de la humanidad de la mujer, que ocupaba espacios y tiempo en sus círculos.

Pisan, reclamaba el Derecho a no ser maltratadas ni acusadas e injuriadas falsamente. El matrimonio – sostenía - era más duro para las mujeres que para los hombres, ya que estos, a menudos de forma cruel, se sentían dueños absolutos de sus indefensas esposas.

De su magna obra se desprende una idea básica: las mujeres no eran inferiores por naturaleza a los hombres, la subordinación de la condición femenina se perpetuaba a través de una desigual ydeficiente educación. La mujer aprendía a ser una esposa devota y obediente, debía aprender a ser mejor ser humano.

Podemos pensar en Christine de Pisan como una figura iniciadora de un movimiento feminista. Sus ideas fueron recogidas por mujeres comprometidas como Marie de Gournay, en el siglo XVI, o posteriormente, por la feminista británica Mary Wollstonecraft.

Bibliografía

BARRIOS, Soledad  y  GUAZZARONI, Vanina. Christine de Pizán y La Ciudad de las Damas: la mujer como sujeto jurídico activo. Aljaba [online]. 2011, vol.15 [citado  2018-03-22], pp. 175-187.
Disponible en: . ISSN 1669-5704.

Bonnie S. Anderson, Judith P. Zinsser.2009. Historia de las mujeres: una vida propia. Barcelona: Editorial Crítica(ISBN: 978-84-9892-038-3)

Esteva de Llobet. Lola. 1999. Christine de Pizan (1364-1430). Madrid: Ediciones del Orto (ISBN:84-7923-207-2)

Vía| Ver bibliografía

No hay comentarios: