martes, 22 de mayo de 2018

El Guatimac, un ídolo de barro canario

Al finales del siglo XIX, en el barranco de Herques, envuelto en pieles de cabra, encuentran este ídolo de barro

El Guatimac (detalle)

En diversas religiones se ha demostrado una tendencia a idolatrar un objeto de culto debido a la creencia de que éste alberga o representa a algún tipo de divinidad espiritual. Desde la antigüedad este tipo de representaciones son habituales y llegan a formar parte en la vida cotidiana de la sociedad.

Los ídolos, tanto en el pasado como en el presente, se distinguen y clasifican dependiendo de sus características o lo que estos representan:

- Antropomorfos: representan figuras humanas (anthropo = hombre; morpho = forma).

- Zoomorfos: representan figuras de animales (zoo = animal; morpho = forma).

Imagen del Guatimac

El Guatimac (ídolo de barro)

Al finales del siglo XIX, en el barranco de Herques (municipio de Fasnia, isla de Tenerife), envuelto en pieles de cabra, encuentran un ídolo de barro, con unas características antropomorfas, al que llaman el "Guatimac" (ídolo o figura de barro). Se le asocia a la casta sacerdotal de los Kankus o los Guadameñes, aunque se desconoce su significado exacto.

El Guatimac posee un gran valor dentro del campo de la antropología, ya que es de los escasos ídolos de este contexto que han llegado hasta nuestros días. Actualmente, se expone en el museo Arqueológico del Puerto de la Cruz la única figura que existe.

A continuación, se expone la primera descripción del Guatimac realizada por el historiador Juan Béthencourt Alonso:
"El símbolo o idolillo del que nos ocupamos es de barro cocido, aunque la torrefacción resulta desigual y de un color blanco amarillento. La figurilla está incompleta por haberse roto un pequeño trozo de lo que pudiera llamarse bóveda craneana, o mejor capacete, como lo indica la interrupción del perfil, y la línea de puntos señala el sitio, hacia el cuello, donde le atraviesa un agujero para pasar la correa y a fin de llevarla colgada. La figurilla es aplastada de delante a atrás y de un grueso en dicho sentido de 6 a 7 milímetros, menos en la base que tiene un centímetro.”
El idolillo de Guatimac está incompleto al faltarle dos apéndices que salían de la cabeza. Junto al cuello posee un agujero para pasar una correa, ya que aparentemente fue concebido para ser colgado al cuello. Como vemos, este tipo de imágenes eran usadas por la casta sacerdotal aborigen de los Kankus o de los Guadameñes. En el lugar del hallazgo del ídolo se habían encontrado, a mediados del siglo XVIII, un abundante número de momias guanches en una cueva sepulcral.

A pesar de su pequeño tamaño, apenas de unos 6,4 centímetros de altura, es una figura con un gran valor antropológico, puesto que es uno de los pocos idolillos de la prehistoria de Tenerife que nos ha llegado hasta la actualidad.

Glosario

Kankus: Los Kankus o Cancos, eran sacerdotes aborígenes guanches responsables del culto a los espíritus de los antepasados y de los Dioses paredros en Tenerife. Los Kankus solían llevar colgado al cuello una figurilla de un espíritu o genio protector (Guatimac).

Guadameñes: El Guañameñe, Guadameñe o Zahorí, era el rango más alto de sacerdote o chamán guanche (sumo sacerdote) que asesoraba a los monarcas aborígenes, llamados menceyes, en la isla canaria de Tenerife antes de la conquista castellana.

Imagen| Wikipedia

No hay comentarios: