1942: el 'Parte Inglés'

La ejecución de Encarnación Magaña y siete camaradas en Almería 
 
Un grupo de ocho almerienses fue ejecutado por reproducir y repartir el parte de guerra británico tras un juicio sin garantías legales

En las primeras horas del 11 de agosto de 1942, ocho personas fueron ejecutadas en una de las tapias laterales del cementerio de San José de Almería. Habían sido procesadas por un Consejo de Guerra por traducir, copiar a máquina y difundir las noticias emitidas por la BBC londinense. En total, 101 hombres y mujeres fueron detenidos a lo largo de toda la provincia. Entre las principales acusaciones figuraban las del delito de adhesión y auxilio a la rebelión e infracción a la Ley de Seguridad del Estado; así como de pertenecer a una organización clandestina marxista, encargada de la propaganda y demás acciones subversivas.

El proceso dio comienzo el 18 de abril de 1941 y concluyó con las condenas a  la pena capital de Cristóbal Company García, Juan Hernández Granados, Joaquín Villaespesa Quintana, Francisco García Luna, Antonio González Estrella, Diego Molina Matarín y Francisco Martín Vázquez y Encarnación Magaña Gómez, también conocida por Encarnación García Córdoba.

Además de estas sentencias a muerte, los demás procesados en la causa número 1319, excepto unos pocos fueron condenados a cadena perpetua y otras largas condenas que debieron cumplir en la prisión del Ingenio. La dureza empleada en la represión se explica por la situación internacional. El régimen franquista se hallaba a pesar de su declaración de neutralidad, alineado junto a las potencias del Eje, por lo que la derrota de Alemania y sus aliados favorecería al mismo tiempo la caída de la dictadura de Franco, de ahí la importancia de los partes de guerra de la BBC que llegaban a la ciudad almeriense a través del consulado inglés, tras lo cual, se traducían y se entregaban a los guerrilleros republicanos huidos, así como los que se hallaban presos en la cárcel por medio de las hijas más pequeñas de los prisioneros o dentro de la comida.

El rumbo de la contienda europea comenzaba a dar un giro a partir de 1942 tras la derrota nazi en Rusia. A ello se sumó el proyecto de un desembarco aliado en el sureste peninsular que terminaría implicando al régimen en el bando que se dibujaba ya perdedor. En Almería, a lo largo de 1942 se construyeron nuevos bunkers con planos alemanes, y miembros de la guerrilla antifranquista, caso de Helios Gómez, habían pasado a esta provincia para preparar a los guerrilleros de cara a un apoyo de las fuerzas que desembarcaran.

Las autoridades se sintieron acorraladas y tomaron la determinación de no mostrar debilidad, algo que recuerda a las ejecuciones de septiembre de 1975, en plena agonía del régimen.

Encarnación Magaña

De entre todas las víctimas destaca la única mujer fusilada en la provincia de Almería durante la Posguerra. Encarnación Magaña contaba sólo 20 años cuando fue pasada por las armas mientras gritaba a sus verdugos: ¡Tirad al corazón! ¡Matadme!

Antes de ser puesta ante la tapia del cementerio se negó a recibir la comunión y cuando junto a sus compañeros fue encaminada hacia el lugar de la ejecución, mostró su entereza confortando a sus camaradas, a los que uno a uno les fue dando un beso de despedida.

A pesar de su juventud, Encarnación había tenido una vida intensa. Natural de en Tabernas, era hija del jornalero José Magaña Rosa y de Dolores Gómez Soriano. Pronto quedó huérfana, tras morir su padre en un accidente laboral cuando tenía sólo un año de edad; y, cuatro años más tarde, también a su madre, ya viviendo en Almería, donde se habían trasladado para trabajar en una trapería. Adoptada entonces por Rafael García Montesinos y Epifanía Córdoba Tortosa, recibió de ellos sus apellidos.

Estudió hasta Secundaria; y, cuando la guerra estalló, entró en las Juventudes Libertarias y ocupó más tarde, los cargos de secretaria y presidenta interina de Mujeres Libres, realizó actividades de agitación y propaganda, visitando los frentes de Granada para llevar prensa y comestibles a los milicianos.

Tras ser procesada en la causa 10.292 que le mantuvo en la cárcel de mujeres desde agosto de 1939, donde entró a formar parte del Socorro Rojo, una organización de solidaridad y resistencia clandestina entre los presos políticos antifascistas y el exterior, encargada de difundir las noticias que la BBC emitía sobre la II Guerra Mundial, hasta que fue detenida el 24 de marzo de 1941.

Vía| RODRÍGUEZ LÓPEZ, Sofía. “Encarna Magaña. Mujer libre (1921-1942)”, en Andalucía en la historia, 57, 2017, pp. 11-13.

Comentarios