sábado, 15 de diciembre de 2018

Jesús, un perturbador del orden establecido

Todo apunta a que es condenado a la cruz como culpable de insurrección contra el Imperio romano


Posiblemente, el 7 de abril del año 30 d.C., por órdenes del procurador romano Poncio Pilato, Jesús muere ejecutado a las afueras de Jerusalén, cerca de una vieja cantera. Todo apunta a que es condenado a la cruz como culpable de insurrección contra el Imperio romano. La libertad con la que predica resulta peligrosa e inquietante, y comienza a preocupar mucho a varios sectores sociales. Con su proclamación de la venida del reino de Dios, entre otros factores, comienza a ser considerado como una amenaza y un estorbo para los poderes políticos, económicos e, incluso, religiosos. Su discurso desafía al sistema, se convierte en un profeta peligroso y, al final, lo paga con su vida.

Puedes seguir leyendo más en la obra Jesús, del cerebro a la Cruz, disponible en Amazon

Imagen| Wikipedia

No hay comentarios: