jueves, 18 de julio de 2019

¿Qué representa el relieve que se encontró a los pies de la escalinata del Templo Mayor en México?

Parece ser que representa el mito de la diosa Coyolxauhqui y su hermano

Relieve de la diosa Coyolxauhqui 

El hallazgo impresionó sobre todo por sus dimensiones, se trata de una pieza, realizada en piedra volcánica, de 3,25 metros de diámetro, 8 toneladas de peso y 30 centímetros de grosor que se encontró fortuitamente en el año  1978 durante el trabajo de una compañía de luz en el adecentamiento del alumbrado público en la ciudad de México.

Tras las labores de limpieza, los arqueólogos  pudieron identificar con claridad lo que representaba la figura. Gracias a los cascabeles tallados que tenía en su cara, no tardaron en descifrar  que se trataba de la diosa Coyolxauhqui, cuyo nombre significa “la de los cascabeles en las mejillas”  una divinidad muy importante dentro de la cosmología mexica.

Tiene sentido el lugar donde apareció el relieve y lo que está representado en él teniendo en cuenta que Coyolxauhqui es la diosa de la Luna, hija de Coatlicue la diosa de la Tierra y hermana de Huitzilopochtli el dios del Sol.

Al parecer, esta piedra recoge el mito de la relación entre la diosa de la Luna y su hermano. De acuerdo con el mito, la diosa de la Tierra se encontraba barriendo la cima del cerro Coatepetl  cuando cayó del cielo una bola de plumón blanco que ella recogió y guarneció dentro de su pecho, quedando inmediatamente embarazada del dios del Sol.

Coyolxauhqui  y sus hermanos, al enterarse de la misteriosa concepción de su madre estaban furiosos y decidieron crear una treta para matarla. En el momento en el que se iban a deshacer de Coatlicue nació Huitzilopochtli para salvarla ataviado con su indumentaria de guerrero y dotado con la serpiente de fuego.

Éste al  ver lo que le querían hacer a él y a su madre destruye a sus hermanos y mata a Coyolxauhqui decapitándola y arrojándola desde la cima del cerro quedándola totalmente desmembrada. Y así es como aparece en este relieve, decapitada y con sus extremidades desmembradas rodando colina abajo.

Finalmente, la diosa Coyolxauhqui se convirtió en la Luna y sus hermanos en las estrellas.

Este disco no fue realizado para ser exhibido por eso lo enterraron a los pies de la escalinata del Templo Mayor de Huitzilopochtli, es decir, los propios aztecas fueron los que sepultaron esta escultura que volvió a ver la luz en el siglo XX.

¿Sabías esta curiosa historia?

No hay comentarios: