miércoles, 17 de julio de 2019

¿Qué tenía de especial la peluca del rey Carlos II de Inglaterra?

Era una peluca un tanto peculiar sobre todo por el material con el que estaba fabricada

Carlos II de Inglaterra 

Carlos II fue el segundo hijo de Carlos I de Inglaterra y de Enriqueta María de Francia. Se hizo con el trono porque su hermano mayor murió al nacer, convirtiéndose así en el primogénito. En el año 1660 se proclamó rey de Inglaterra, Escocia e Irlanda hasta su muerte en 1685.

En el siglo XVII era bastante frecuente que los monarcas estuvieran tocados con una peluca, pero lo más llamativo de este rey era el material que sus súbditos usaron para la fabricación de la suya. En ocasiones especiales exhibía una peculiar peluca confeccionada con el vello púbico de algunas de sus cortesanas predilectas. El monarca, en cada encuentro sexual que tenía con sus amantes, les arrancaba unos cuantos de pelos del pubis con los que al final pudo fabricarse su ansiada peluca.

Al parecer, la peluca cogió holgura y empezó a quedarle grande por lo que dejó de ponérsela. Por eso optó por cedérsela a un club escocés de bebedores llamado Beggar’s Benison. El conocido como el club de la peluca la veneraba como si de una reliquia se tratara, ya que este círculo festejaba la virilidad y la consideraban como un amuleto sobre todo sabiendo del material con el que estaba hecha.

Para que la peluca no se deteriorara ni se descompusiera, era esencial que las esposas de los integrantes contribuyeran entregando a sus maridos vello de sus propios pubis para alimentar así a la peluca.

Este club se disolvió en el siglo XIX pero uno de sus miembros entregó este amuleto a un ministro escocés para que la salvaguardara, y a su vez, éste la cedió a un museo para que cuidaran de ella. Ya en el siglo XX se le pierde la pista en Leith, por lo que sólo hay constancia de la caja de madera en la que estaba guardada.

¿Te imaginabas de qué material estaba hecha la peluca de Carlos II?

¿La consideras una reliquia o amuleto?

Imagen| Wikipedia

No hay comentarios: