Hallan rastros de la destrucción babilónica de Jerusalén

Un depósito de cenizas podría tener la clave, en un año de grandes hallazgos del pasado de Israel

Puntas de lanza de bronce han aparecido junto a las ruinas de una casa y alguna joya y rastros de un saqueo

Arqueólogos de la Universidad de Carolina del Norte en Charlotte, junto con el Colegio Académico Ashkelon y la Universidad de Haifa, anunciaron ayer que, tras una década de excavaciones en la colina occidental de la antigua Jerusalén han llegado al descubrimiento más destacado de la excavación hasta la fecha: un depósito de cenizas que contenía numerosas evidencias de la ciudad en la llamada Edad de Hierro.

Enmarcado en el Proyecto Arqueológico del Monte Sión, en esta fase aparecieron entre las cenizas puntas de flecha (algunas de bronce), tiestos de la Edad del Hierro, lámparas de aceite, una pieza de joyería de oro y plata, y signos de una importante estructura de la Edad del Hierro. Todo ello proporciona evidencias sólidas de la destrucción babilónica de Jerusalén, alrededor del año 586 a. C.

Los arqueólogos han sugerido que podría tratarse de una de las casas del gran hombre «mencionadas en el segundo libro de Reyes 25: 9». Ahora esperan poder adentrarse más en las estructuras de la época durante las siguientes campañas.

Lo que dice II-Reyes 25: 9 es: «Y él [el capitán de la guardia de Nabucodonosor, Nabuzaradán] quemó la casa del Señor y la casa del rey; y todas las casas de Jerusalén, incluso la casa de todo gran hombre, lo quemaron con fuego».

El revoltijo hallado es compatible con la ruina de una casa incendiada: «Objetos domésticos, lámparas [de aceite], pedazos rotos de cerámica que habían sido volcados y destrozados ... y puntas de flecha y una pieza de joyería que podría haberse perdido y enterrado en la destrucción».

La joya es una borla o arete de no más de una pulgada de diámetro con una parte superior de oro en forma de campana, ahora algo aplastada, y un racimo plateado de uvas debajo. Se trata de la segunda pieza de joyería de esta época encontrada en Jerusalén y sus alrededores, según el equipo de arqueólogos.

La joya encontrada en los restos de la casa incendiada

Hallazgos de 2019

El año que termina ha sido intenso en hallazgos arqueológicos relacionaldos con el territorio bíblico: altares, iglesias y pueblos vinculados a antiguos textos hebreos, como Emaús. Para empezar un altar de piedra descubierto en Ataroth, Jordania, está grabado con pistas tentadoras sobre una rebelión que tuvo lugar hace más de 2,800 años. La rebelión habla de un levantamiento del reino de Moab contra el reino de Israel. La inscripción confirma que Mesha y su ejército conquistaron Ataroth, menciona el botín de bronce de la ciudad derrotada, los 4.000 gentiles «dispersos y abandonados en gran número» y la ciudad «desolada».

Otro de los más espectaculares fue la avenida de Poncio Pilatos, un bulevar de 600 metros de largo construido por Pilatos. La calle necesitó unas 10.000 toneladas de piedra caliza y probablemente conectó con el Monte del Templo, lugar sagrado donde los peregrinos judíos iban a adorar.

El ADN también descubrió el origen de los filisteos, en una tumba infantil, cuyo material sugiere que descienden de pueblos que emigraron desde Levante (entre Sicilia y España).

¡Si te gusta Antrophistoria, no olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Autoría| Juan Carlos Delgado
Vía| ABC
Imagen| ABC

No hay comentarios: