Ponen a prueba un puente diseñado por Da Vinci hace 500 años y confirman que es una maravilla de la ingeniería

El Instituto Tecnológico de Massachusetts elaboró un modelo a escala del audaz proyecto que el florentino envió al sultán Bayezid II para la construcción de un puente que uniría las ciudades de Estambul y Gálata

Diseño del puente de Leonardo da Vinci

Hace más de 500 años, el sultán otomano Bayezid II solicitó propuestas para la construcción de un sólido puente de 280 metros (el más largo en esa época) que conectara la ciudad turca de Estambul con su vecina Gálata. Uno de los proyectos provino de Leonardo da Vinci, a quien ya se le consideraba un ingeniero de renombre, pero la obra no llegó a concretarse.

Hoy, cinco siglos después de la muerte del genio italiano, ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts (EE.UU.) han constatado, tras estudiar cuidadosamente aquellos planos, que el diseño realmente hubiera funcionado y resultado un trabajo de vanguardia en la construcción de puentes en esos tiempos.

Modelo a escala del puente de Leonardo da Vinci

Da Vinci había propuesto un puente de arco aplanado que abarcaba la distancia requerida, lo suficientemente alto para permitir el paso de veleros y sostenido en las orillas. El diseño concibió además una forma inusual de estabilizar la construcción contra movimientos laterales, que eran por entonces la causa principal de colapsos.

Para estudiar el proyecto, los expertos analizaron los bocetos presentados por Da Vinci en su carta al sultán, los posibles materiales y métodos de construcción de la época y las condiciones geológicas, para así armar a escala el difícil modelo con una impresora 3D.

"Llevó mucho tiempo, pero la impresión 3D nos permitió recrear con precisión esa geometría tan compleja", dice Karly Bast, líder del proyecto. El puente funcionó, se mantuvo sólido y estable sin necesidad de morteros o columnas de sujeción. 

 Puente de Leonardo da Vinci y su modelo a escala

Los ingenieros explican que el proyecto del polímata florentino no resulta muy práctico para los diseñadores y arquitectos modernos, dada la existencias de nuevos materiales y métodos que posibilitan diseños más ligeros y resistentes. Sin embargo, han demostrado que la viabilidad de su obra en pleno Renacimiento "subraya la brillantez de unos de los inventores más prolíficos del mundo".

Autoría| Redacción
Vía| Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)
Imágenes| Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT)

1 comentario:

Unknown dijo...

siempre,a los genios ,se les ,ataja, y se les,humilla,.......
O para más fácil,se les llaman locos,,,,,ejem....
Tesla , y quien sabe cuántos mas.......