Un baño de vapor permite ubicar un barrio prehispánico oculto durante siglos en el corazón de Ciudad de México

Se trata de Temazcaltitlán, el barrio más antiguo de Tenochtitlán, que ha sido localizado en el actual barrio de La Merced

Imagen de la tina del temazcal hallado en La Merced, Ciudad de México, proporcionada por el INAH de México

En el barrio de la Merced, en la parte oriental del centro histórico de la Ciudad de México, se ha descubierto un temazcal prehispánico. Su hallazgo ha supuesto que por fin se haya logrado ubicar el antiguo barrio prehispánico de Temazcaltitlán, cuya existencia había sido registrada por documentos históricos como el Mapa de Sigüenza, la Crónica de Mexicáyolt y el Códice Aubin.

Según esas fuentes, Temazcaltitlán —que en lengua nahuált significa 'donde están los temazcales'— era uno de los barrios más antiguos y populosos de México-Tenochtitlán, la urbe que fue capital del imperio Mexica.

El temazcal —un baño de vapor empleado en medicina tradicional— ha sido datado en el siglo XIV, en el periodo en el que se cree que fue fundada la ciudad de México-Tenochtitlán. Se trata de uno de los descubrimientos que ha hecho un equipo de la Dirección de Salvamento Arqueológico (DSA), encabezado por Víctor Esperón Calleja, en la calle Talavera.


"Los hallazgos que hemos detectado concuerdan con los mapas que se elaboraron en los siglos XVI y XVII", afirma el arqueólogo, que detalla que los descubrimientos abarcan varias épocas históricas: "Empezamos excavando la parte este del predio en donde pudimos localizar una serie de vestigios relacionados con el periodo colonial tardío y, conforme fuimos avanzando, encontramos otros vestigios que nos estaban indicando que había una construcción más temprana".

Así, se han identificado cuatro ocupaciones en el predio: la ocupación del siglo XX, la del periodo colonial tardío, la del periodo colonial temprano y la de época prehispánica.

El temazcal

El temazcal fue elaborado de bloques de tierra o adobe, con algunos fragmentos de piedra de tezontle, y un recubrimiento de estuco. En la parte central se encuentra la tina o pileta de agua que sirvió para poder realizar el baño de vapor.
Según Esperón, su hallazgo tiene gran importancia por dos motivos. El primero es que hasta ahora se desconocía la ubicación concreta del barrio de Temazcatitlán. En segundo lugar, está la importancia del temazcal en sí mismo.

El arqueólogo relata la historia que cuenta que cuando estaban peregrinando los mexicas (que los historiadores sitúan entre los años 1150 y 1300), una noble se bañó en el temazcal de este barrio y después fue a dar a luz a Mixiuhca. "Ese dato que nos proporcionan las crónicas nos ayuda a entender la función sagrada que tenía el baño. Se dice que era para que las mujeres purificaran la leche materna con la que se iba a alimentar el bebé", cuenta Esperón.

Una vivienda de una familia noble indígena y una curtiduría

Dentro de la misma finca, las excavaciones han desenterrado otras construcciones. En primer lugar un edificio que muy probablemente fuera la vivienda de una familia noble indígena, que habría sido habitada una vez consumada la invasión española, durante el periodo colonial temprano, entre 1521 y 1620.

La vivienda colonial está dividida en cuatro estancias, dos cuartos ubicados al norte y otros dos al sur, cuyas paredes presentan un aplanado de estuco decorado con motivos en rojo y sus pisos son de bloques de adobe acomodados, motivos por el que se piensa que el linaje de la familia que la ocupaba era noble.

Asímismo, otra de las sorpresas que esperaban en esta finca de la calle Talavera han sido los restos de una curtiduría, que se ha datado en el periodo novohispano, entre 1720 y 1820. En el extremo este del predio se localizaba el 'área húmeda' de este complejo industrial para curtir pieles, como lo indica un conjunto de ocho tinas en las que se procesaban las pieles de las reses; mientras que en el centro estaba el 'área seca', donde, posiblemente, se manufacturaban los artículos, según se desprende del hallazgo de artefactos como regladores, punzones de hueso, fragmentos de piel de toro y cornamentas. 

Un enorme hallazgo que será sepultado

El Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH) informó ayer del hallazgo de este temazcal mexica, construido hace 700 años, pero también detalló que sus vestigios no serán conservados. De este modo, de su existencia y descubrimiento arqueológico solo quedará el registro fotográfico del predio, que será ocupado por un proyecto de vivienda.

Así lo confirmó a Excelsior Esperón, que, aunque manifestó que no tiene conocimiento de si las obras han comenzado ya, ha confirmado que "el predio ya fue liberado" para que se realicen los trabajos de construcción.

¡Si te gusta Antrophistoria, no olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Autoría| Redacción
Vía| inah.gob.mx
Imagen| inah.gob.mx

No hay comentarios: