'Res Rustica' y la inquietud por el patrimonio agrícola inmaterial de Columela

El discurso de Columela está íntimamente relacionado con la agricultura y el paisaje

Boceto ideal  de Columela (ilustración de Nueva Acrópolis)

El discurso de Columela está íntimamente relacionado con la agricultura y el paisaje, sobre todo a partir de la consideración de que es uno de los introductores, y por tanto de un cambio paisajístico, de algunas nuevas especies en la Península Ibérica. Esta descripción que hace del cultivo del castaño, momento en el que existe una preocupación sobre cómo encajar esta familia en la perspectiva de las viñas, me hace replantearme si fuese este uno de aquellos géneros nuevos, como es el caso de los “Olmos romanos”. A partir de entonces, surgen varios espacios o “terrenos” que indica el propio autor, donde se hace visible y posible la siembra de esta clase, su conservación y su ordenamiento. Los momentos de la plantación constituyen un hecho simbólico,pero va más allá de la mera curiosidad al hacer referencia a determinadas situaciones y acontecimientos que deben darse para que el sembrado sea efectivo, así lo demuestran las diferentes descripciones exactas en su argumentación técnica. Él proporciona conocimiento y saber.

La existencia de este tipo de escritos es y ha sido muy importante para la creación de los paisajes. Su variedad y su riqueza serán determinantes para clasificar los distintos ejemplos. En ellos, la especie plantada actuará como la parte visible de los mismos a través de la cual se intentará conocer el significado y el valor de cada uno de estos grupos que lo forman. Durante esa época, el agrónomo gaditano hace varios alegatos que poseen una valía y un significado importantes que le otorgan hoy día un estatus especial. Sus obras son cuantificadas por lo que significan y por lo que representan. No hemos de olvidar que, desde el punto de vista del trabajo en el campo, logró reunir obras de autores anteriores, y a la hora de analizar la génesis de sus comunicaciones, necesariamente hemos de hace referencia a estas colecciones de otros literatos que se van configurando a lo largo de la historia, considerados pequeños ensayistas, tal es el caso de “Catón el Viejo, Varrón y otros creadores latinos, griegos e incluso cartagineses”, de modo que él identifica los diversos trajines del campo con la idea que en esos momentos se tiene de lo que es y significa “en el más amplio sentido de la palabra: desde la práctica de la agricultura, la ganadería y la apicultura, hasta la cura de animales, pasando por la elaboración de distintos productos y conservas”.

Portada de la obra “De re rustica” ( reproducción de B. Tellini Santoni) 

Será a partir de 1824 cuando se extienda por España De re rustica en español íntegramente y por primera vez: Los doce libros de agricultura que escribió en latín Lucio Junio Moderato Columela”.  El amor y el interés por el campo de este“académico” van a desempeñar un papel de gran importancia, cuyo origen hemos de entroncarlo con la evaluación que los romanos dan a las labores y trabajos clásicos rurales. Al mismo tiempo, se alcanzan, ya las hemos visto,otras tareas, igual que otra serie de faenas – introducción de nuevos cultivos, árboles, plantas-, considerados por los estudiosos documentos de un gran peso a la hora de asimilar y conocer el pasado en cuanto a los quehaceres de la época.

Los botánicos del siglo XVIII muestran ya un gran interés por estos escritos antiguos, puesto que, además de la valía documental que contienen, suponen “la rememoración etimológica de ciertas variedades que, extraídas de los textos literarios, son avaladas por la presencia de “pistas” para poder descubrir problemas sanitarios, hongos, enfermedades, etc. Esta nueva apreciación de estos creadores, como es nuestro caso, conduce, por un lado, a reproducir las obras más destacadas y, por otro, a acondicionar sus aportaciones especificas en los cultivos de hoy día y el mejor conocimiento de algunas de las especies. En ellas, ya hemos señalado cómo los romanos utilizaban estos nuevos grupos con el fin de  sustentar las vides, por lo que se construye un nuevo tipo de territorio capaz de convertirse en la primera idea mental que nos hacemos al pensar en ciertas vistas de las que, más tarde, serían el panorama definitivo, al colocar muchas de las categorías nuevas en lugares que antes no eran habituales, tal es este caso de los viñedos, de los que ya hay trabajos específicos e incluso estudios genéticos sobre, por ejemplo, los olmos,que ya hemos señalado, entraron en la península de la mano de su familia, vecinos de Gades (Cádiz) y propietarios de viñedos en Roma y en la actual región vitivinícola de Jerez. En todos estos estudios se tienen en cuenta pues estos textos técnicos y la documentación científica que ellos proporcionan. Surgen así los “nuevos paisajes”, que constituirán un aspecto fundamental de las vistas más importantes existentes en este momento.

Columela era un personaje muy conocido, por formar parte de círculos sociales elevados y por ser contemporáneo de Séneca, llegando a ser su amigo. En el año 35 d.C., fue, en Siria, tribuno. A su muerte, acaecida hacia 60-70 d.C. empezó a valorarse más aún su enorme aportación a la agricultura entendida a gran escala, para la cual fue poniendo en práctica sus conocimientos al respecto. 

Bibliografía

CERRADA GARCÍA, J. (2018): Los doce libros de agricultura.Reediciónsobrela edición de JuanMaria Álvarez de Sotomayor y rubio de 1824.Madrid.

DEL PINO GONZÁLEZ, E.(2017): Sobre la inscripción latina nº 4625 del museo de Cádiz y el gladiador griego llamado GERMANVS.Universidad de Cádiz.

UNIVERSIDAD DE CÁDIZ (2018): Tartessos y Cádiz fenicia en las fuentes textuales latinas.

¡Si te gusta Antrophistoria, no olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Vía| Ver bibligrafía
Imágenes| Nueva Acrópolis, B. Tellini Santoni

No hay comentarios: