El sangriento registro de malhechores

En The Newgate Calendar se contaban los atroces crímenes de los prisioneros de Newgate

Grabado del Calendario de Newgate que representa a Elizabeth Brownrigg

Swaney Bean vivía en una cueva en Galloway, Escocia con su mujer. Tuvieron numerosos hijos y su clan aumentó a través del incesto. Durante 25 años asaltaron a todo el que pasaba por delante de su morada. No sólo robaban a sus víctimas sino que les asesinaban y se comían sus extremidades, arrojando los despojos al mar. Los habitantes de Galloway se daban cuenta de que habían aumentado las desapariciones pero no sabían la razón. Las autoridades encarcelaron y ajusticiaron a muchos inocentes, culpándolos de las desapariciones, pero éstas continuaron. 

Una pareja que pasaba por delante de la cueva fue atacada por esta tribu caníbal con la extraordinaria suerte de que el hombre pudo escapar y contar que había visto cómo Swaney Bean y su familia se lanzaban a devorar a su esposa. Las autoridades salieron a buscar a los criminales y finalmente encontraron su refugio. Como en una sangrienta película de terror, la guarida tenía colgados piernas y brazos del techo y había botes con carne humana encurtida. El clan asesino fue arrestado, torturado y ejecutado. 

La historia de Swaney Bean y su familia es una de las que figura en el Calendario de Newgate: El sangriento registro de malhechores. Este libro era un compendio en varios volúmenes de los crímenes más atroces de los prisioneros de la cárcel de Newgate en Londres. Los trabajadores de la prisión recopilaban los crímenes en pequeños folletos que se vendían a un penique y se publicaban mensualmente. Se les conocía por el nombre de Penny Dreadful (algo así como “terrores a un penique”). 

El Newgate Calendar recopiló muchas historias procedentes del Penny Dreadful. Era un libro que estaba presente en la mayoría de hogares ingleses. Está escrito en un lenguaje sencillo y directo que permite reproducir con crudeza los crímenes más sangrientos en un vocabulario que estuviera al alcance de todos. Los textos iban acompañados de impactantes imágenes. Algunos de sus episodios llegaron a representarse en forma de drama teatral, por lo que la sociedad iletrada también tenía acceso a estas historias. 

Algunos de los relatos recopilados son muy exagerados e incluso posibles leyendas urbanas, como el caso de Swaney Bean. Otros, sin embargo, estarían basados en realidad o se trataría de historias auténticas, aunque siempre narradas con un tono efectista y a veces acompañadas de una moraleja que pretendía adoctrinar al lector. 

Otros relatos incluidos en el boletín de la prisión son los de William Burke que asesinaba a personas para vender sus cadáveres a anatomistas; William Maw, que fingió su propia muerte y funeral para evitar ser condenado por un robo que había cometido o John Williamson, que mató de hambre a su mujer. La prisión de Newgate también tenía mujeres presas, y algunas de sus historias se narraban en el boletín como la de Mary Channel que envenenó a su marido con mercurio y fue ejecutada con dieciocho años o Mary Bateman, la bruja de Yorkshire. 

El boletín se leía a los niños para prevenirles del castigo que les esperaba si llevaban una mala vida. Esta misma idea de educación es el que se aplicaba al llevar a los niños a las ejecuciones públicas para que pudieran aprender del castigo. Aunque hoy nos parezca una práctica muy macabra y dudosa de educar a los hijos, lo cierto es que muchos escritores y artistas de la época victoriana conocieron el Penny Dreadful y el boletín de Newgate y esto les sirvió de inspiración para algunas de sus obras más relevantes. 

De hecho, seguramente este tipo de literatura tan popular contribuyó al desarrollo de los géneros literarios de la novela gótica y especialmente la novela de misterio, ambos con gran éxito en Inglaterra.  El romanticismo también idealizó la figura del criminal y se recreó en el patetismo de la prisión y la condena a muerte. Dickens llegó incluso a visitar la prisión de Newgate y describió su visita con todo detalle. En ella, demuestra muchos prejuicios de la época pero también hace gala de cierta piedad hacia los presos. Aunque muchos de estos ejemplos literarios y artísticos tuvieran como función el entretener y sorprender al público, también sirvieron para hacer más visible la terrible realidad de los presos en aquella época. 

Bibliografía

DICKENS, Charles: “A visit to Newgate” en (2016): The Complete Works of Charles Dickens, General Press.

V.V.A.A (2015): Londres Noir. El libro negro del crimen. La Felguera.


Autora| Irene Lázaro Romero

Vía| Ver bibliografía

Imagen | Wikimedia Commons

No hay comentarios: