Documentan el caso más antiguo de mutilación facial como castigo en la Inglaterra anglosajona

El análisis del cráneo, encontrado al sur de Inglaterra en los años 1960, demostró que en el momento de su muerte la joven tenía entre 15 y 18 años

Cráneo encontrado en los años 1960 que ayudó a documentar el caso más antiguo de mutilación facial en la Inglaterra anglosajona. Vía: Prensa de la Universidad de Cambridge

Un reciente estudio arqueológico liderado por el University College de Londres (Reino Unido) ha arrojado luz sobre las raíces de los brutales castigos utilizados contra los criminales en la Inglaterra medieval temprana.

Hasta la fecha, el primer caso documentado de mutilación facial formal en la Inglaterra anglosajona se remontaba al siglo X d.C. Sin embargo, el análisis de restos encontrados en la década de 1960 durante excavaciones en la ciudad de Basingstoke, al sur de Inglaterra, demostró que esa forma de castigo ya existía un siglo antes.

Se trata de un cráneo que se cree que perteneció a una joven de entre 15 y 18 años, que tiene "evidencia de mutilación facial en forma de remoción total de la nariz y remoción parcial del labio superior, con cabellera frontal posiblemente arrancada". Utilizando la datación por radiocarbono, el equipo fechó los restos entre 776 y 946 d.C.

"Este caso parece ser el primer ejemplo arqueológico de esta forma particularmente brutal de desfiguración facial conocida en la Inglaterra anglosajona", señalaron los autores del estudio (aún no revisado por pares), publicado en la revista Antiquity.

El caso más antiguo de mutilación facial como castigo en la Inglaterra anglosajona. Vía: Prensa de la Universidad de Cambridge

Las circunstancias de la muerte

Los científicos se inclinan a creer que la niña sufrió las lesiones poco antes de su muerte, aunque no excluyen la posibilidad de que las heridas pudieran infligirse parcial o completamente después del fallecimiento, mientras el hueso aún estaba fresco.

En ausencia de otras partes del esqueleto, los investigadores no pudieron determinar la causa exacta del deceso.

"Dado que solo se recuperó el cráneo, es posible que la cabeza haya sido removida del cuerpo como parte del castigo, quizás con el propósito de exhibirla, como se evidencia en otras partes de la Inglaterra anglosajona", destacaron los autores.

Las fuentes textuales sobre el sistema judicial y punitivo anglosajón indican que la mutilación de la cabeza como castigo se limita a las circunstancias muy específicas. Las marcas encontradas en el cráneo de Basingstoke indican que la joven pudo haber sido una adúltera o una esclava acusada de robo.

¡Si te gusta Antrophistoria, no olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Autoría| Redacción

Vía| RT Actualidad

Imagen| Prensa de la Universidad de Cambridge

No hay comentarios: