Encuentran en Italia la cabeza de una estatua romana del emperador Augusto

Los arqueólogos no descartan la posibilidad de más hallazgos importantes en la zona Encuentran en Italia la cabeza de una estatua romana del...

Las lluvias dejan al descubierto un barco del siglo XIX enterrado en las arenas de la costa australiana

La embarcación naufragó hace más de 120 años poco después de haber llegado procedente de Canadá

Los restos del barco conocido como Buster en Australia. Vía: sea.museum

Las fuertes lluvias han dejado al descubierto un barco del siglo XIX que estaba enterrado en las arenas de la costa del estado australiano de Nueva Gales del Sur, informa Daily Mail.

La embarcación, catalogada como 'Buster' de 39 metros de eslora, naufragó hace casi 130 años en una playa de la localidad de Woolgoolga, cuando se disponía a zarpar hacia Nueva Zelanda con un cargamento de madera.

Crédito: Facebook / Stephanie Burnip

A finales de marzo las torrenciales lluvias barrieron la arena que cubría al barco y los residentes locales compartieron las imágenes en las redes sociales. Ese famoso naufragio está bajo protección de la Oficina de Medioambiente y Patrimonio de Nueva Gales del Sur, y es visible cada pocos años dependiendo de las mareas y precipitaciones, aunque la mayor parte del tiempo está bajo arena.


'Uno de los naufragios mejor conservados'

El Buster llegó a Woolgoolga en febrero de 1893 procedente de Canadá. Su tripulación intentó anclar el barco cerca de la localidad, pero el oleaje provocó que la cadena del ancla se rompiera y la embarcación fue arrastrada.

Crédito: Facebook / Stephanie Burnip

"De vez en cuando está expuesto, [pero] nunca lo había visto tan despejado", dijo un residente local. Mientras tanto, el arqueólogo marítimo Brad Duncan calificó anteriormente los restos de ese antiguo barco como "uno de los naufragios mejor conservados" de Australia.

¡Si te gusta Antrophistoria, no olvides seguirnos en nuestras Redes Sociales!

Autoría| Redacción

Vía| Daily Mail

Imágenes| sea.museum, Facebook / Stephanie Burnip

No hay comentarios: