Semana Santa en la península Ibérica: un viaje por la historia de Roma

Un destino ideal para los amantes de la cultura romana Imagen idealizada y meramente ilustrativa de un teatro romano. La península Ibérica f...

Harappa y la enigmática civilización del Indo

La civilización del Indo y su misteriosa cultura

La civilización del Indo es una de las más antiguas de la historia de la humanidad y se desarrolló en el valle del Indo, en lo que hoy es el noroeste de la India y Pakistán, entre los años 2600 a.C. y 1900 a.C. Durante su apogeo, esta civilización abarcó una vasta región geográfica que comprendía más de un millón de kilómetros cuadrados, lo que la convierte en una de las más grandes de la época. A pesar de su importancia histórica, gran parte de su cultura y su idioma siguen siendo un misterio para los historiadores y arqueólogos.

Uno de los aspectos más notables de la civilización del Indo es su sistema de escritura jeroglífica, que aún no ha sido completamente descifrado. Aunque se han descubierto miles de inscripciones en todo el valle del Indo, no se sabe con certeza cómo se pronuncian o qué significan. Los expertos creen que el lenguaje utilizado por los habitantes de la civilización del Indo era una forma de proto-drávida, que se hablaba en el sur de la India en épocas posteriores.

La cultura de la civilización del Indo se caracterizó por su urbanismo avanzado y su capacidad para construir grandes estructuras arquitectónicas. Las ciudades de la civilización del Indo eran planificadas y organizadas, y contaban con sistemas de alcantarillado y abastecimiento de agua que eran muy avanzados para su época. En particular, la ciudad de Harappa, situada en lo que hoy es Pakistán, es conocida por sus impresionantes edificios públicos y su complejo sistema de suministro de agua.


La ciudad de Harappa y su legado arqueológico

La ciudad de Harappa fue una de las ciudades más importantes de la civilización del Indo y se cree que llegó a albergar a más de 50.000 habitantes en su época de mayor apogeo. La ciudad fue descubierta por el arqueólogo británico John Marshall en 1921, quien la bautizó con el nombre de Harappa en honor a un pequeño pueblo cercano.

Las excavaciones en Harappa han revelado que se trataba de una ciudad que fue construida con ladrillos de barro y que contaba con un complejo sistema de calles y edificios públicos. Uno de los aspectos más destacados de la ciudad es su sistema de suministro de agua, que consistía en pozos y acueductos que llevaban agua fresca desde las colinas cercanas.

Los arqueólogos han encontrado numerosos artefactos en Harappa, como figuras de terracota, joyas, herramientas y cerámica. Entre los hallazgos más impresionantes se encuentran las llamadas "estelas de Harappa", que eran unos grandes bloques de piedra tallados con imágenes de animales y figuras humanas. Aunque se desconoce su significado exacto, se cree que estas estelas podrían haber sido utilizadas como objetos ceremoniales o religiosos.


Obra recomendada

En busca del fuego... y otras historias curiosas de la Antigüedad de José Antonio Cabezas.

No hay comentarios: